Las temperaturas en este país alcanzan entre 40°C y 50°C, por esta razón la FIFA planea realizar la Copa del Mundo en invierno.

 16 mayo, 2014

Suiza

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, habla con los medios durante una rueda de prensa al finalizar la reunión del Comité Ejecutivo de la FIFA en Zúrich.
El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, habla con los medios durante una rueda de prensa al finalizar la reunión del Comité Ejecutivo de la FIFA en Zúrich.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, admitió que fue un "error" haber concedido la organización del Mundial de 2022 a Catar.

A ocho años del inicio, y a pocas semanas de la inauguración del Mundial de Brasil, el debate toma amplitud sobre la organización de la competición más popular del mundo en ese rico país del Golfo, donde las temperaturas alcanzan en verano entre 40°C y 50°C.

"Sí, por supuesto", dijo Blatter cuando un periodista de la radiotelevisión suiza RTS le preguntó si había sido un error haber otorgado el Mundial a Catar debido al calor bochornoso del emirato. Pero "como usted sabe, todos cometen errores en la vida", agregó.

"El informe técnico de Catar indicaba efectivamente que hacía demasiado calor en verano, pero el Comité Ejecutivo [de la FIFA] decidió por una mayoría bastante amplia que [el Mundial] se jugará en Catar", contó Blatter.

Ante tal situación, es más que probable que el Mundial-2022 se juegue durante el invierno (boreal), agregó el presidente de la FIFA, que propuso en varias ocasiones modificar las fechas tradicionales del torneo.

"La mejor fecha sería hacia fin de año. Hay que ser un poco realistas. Para mí, si cambianos [las fechas], y hay que cambiarlas, porque no se puede jugar en verano aunque Catar insista en ello, hay que jugar en invierno, a fin de año", había afirmado el 21 de abril.

En un comunicado, la FIFA quiso hacer precisiones sobre estas declaraciones.

"El presidente reitera que la decisión de organizar el Mundial en Catar en verano fue un error. En ningún momento cuestiona la organización del Mundial-2022 en Catar", señala el texto.

La FIFA había anunciado en diciembre de 2010 la atribución del Mundial-2022 al emirato, potente productor de gas y que basó su estrategia de comunicación internacional sobre una participación muy activa en el deporte mundial.

Doha afirma poder un día obtener los Juegos Olímpicos, organizará el próximo año el Mundial de balonmano y compró en 2011 el París SG, que acaba de ganar su segundo título consecutivo de campeón de Francia.