El presidente de la Federación Costarricense de Fútbol es parte de los 14 altos funcionarios de FIFA que serán procesados por cargos federales de corrupción

Por: Fiorella Masís, José Luis Rodríguez C. 27 mayo, 2015

El mundo del fútbol sufre una de las noticias más escandalosas de su historia. En la madrugada de este miércoles trascendió la acusación a 14 altos funcionarios de FIFA, de los cuales siete fueron detenidos en Suiza.

Eduardo Li, presidente de la Federación Costarricense de Fútbol, figura entre las personas acusadas por la justicia estadounidense.

Para entender qué ha sucedido, en La Nación le presentamos un resumen de lo acontecido en las últimas horas.

La noticia estalló con la ayuda de cuatro exmiembros de la FIFA que se declararon culpables (Daryll y Daryan Warner, Charles Blazer y Jose Hawilla).

Daryll Warner, hijo de Jack Warner, fue el primero en hacerlo, el 15 de julio de 2013; tres meses después, Daryan también reconoce su culpabilidad; el 25 de noviembre de 2014 Charles Blazer, exsecretario general de la Concacaf y exmiembro del comité ejecutivo de la FIFA, se declaró culpable de 10 cargos.

Finalmente, el 12 de diciembre de 2014, el brasileño José Hawilla, propietario y fundador de Traffic Group dio otro testimonio y asumió su culpa, además se comprometió a devolver un monto cercano a los $151 millones, de los que ya pagó $25 millones.

Los siete miembros de la FIFA detenidos en Suiza: Eduardo Li (Costa Rica), Jeffrey Webb (Islas Caimán), Julio Rocha (Nicaragua), Costas Takkas (Islas Caimán), Eugenio Figueredo (Uruguay), Rafael Esquivel (Venezuela) y José María Marín (Brasil).

Además de estos, se imputó a Jack Warner (Trinidad y Tobago), quien se entregó a las autoridades de su país y pagó una fianza de 2,5 millones de dólares trinitenses (400.000 dólares estadounidenses) para quedar libre; en el caso de Nicolás Leoz (Paraguay), las autoridades estadounidenses ya solicitaron la extradición a este país suramericano.

Los cinco dirigentes de empresas de marketing: Alejandro Burzaco (Argentina), Aaron Davidson (EE. UU.), Hugo y Mariano Jinkis (Argentina) y José Margulies (Brasil).

Además de los cuatro que se declararon culpables: Daryll Warner (Trinidad y Tobago, 40 años) y Daryan Warner (Trinidad y Tobago, 46 años) hijos de Jack Warner. Charles Blazer (EE. UU., 70 años): Exsecretario general de la Concacaf y exmiembro del comité ejecutivo de la FIFA. Jose Hawilla (Brasil, 71 años): Dueño y fundador de Traffic Group.

En general los cargos son por crimen organizado, fraude electrónico y conspiración de lavado de dinero, entre otros, en relación con la participación de los acusados ​​en un plan de 24 años para enriquecerse a través de la corrupción del fútbol internacional.

Según el Departamento de Justicia estadounidense, los esquemas de corrupción se refieren a la solicitud y recepción de sobornos y comisiones ilegales por parte de funcionarios del fútbol y de ejecutivos de marketing deportivo, en relación con la comercialización de los medios de comunicación y los derechos de comercialización asociada con varios partidos y torneos de fútbol.

De los delitos de fraude electrónico y lavado de dinero relacionados con un esquema de enriquecimiento de 25 años explotando la corrupción del fútbol internacional. Según la acusación, Li buscó para sí mismo el pago de sobornos con la empresa Traffic USA para otorgarle a esta derechos comerciales exclusivos sobre la transmisión de los juegos clasificatorios hacia el Mundial de Fútbol de la Selección Nacional de Costa Rica.

Porque en ese país están detenidos empresarios que revelaron los supuestos sobornos. Además, según la Fiscalía de Nueva York se hicieron movimientos de dinero desde Estados Unidos a otros países, con lo que se consuma el delito de fraude electrónico. También, porque ahí están instaladas las empresas que son investigadas.

Seis de los siete acusados notificaron a los policías que se oponen a su extradición a Estados Unidos, entre ellos Eduardo Li, por lo que su proceso ahora será mediante la extradición ordinaria.

Ahí el gobierno de Estados Unidos tiene un plazo de entre 18 y 40 días para presentar todos los documentos legalizados que acrediten la existencia del proceso. Con esa solicitud, el Consejo Federal de Suiza examinará si se cumplen con los requisitos que ordena la extradición y después los acusados tienen cinco días para presentar una apelación.

Cuando ya el acusado está en Estados Unidos, es presentado ante la Corte Federal de Brooklyn, donde se lleva el caso, y se hace una primera audiencia para fijar medidas cautelares. Después se hará una segunda audiencia, donde la Fiscalia estadounidense expondrá las pruebas con las que se pretende ir a juicio y la defensa también dará a conocer las suyas.

Por el momento la Federación Costarricense de Fútbol informó de que los próximos fogueos de cara a la Copa Oro ante Colombia, España y México se mantienen en pie.

"Para la Federación no hay implicaciones, es un hecho personal de don Eduardo y la Federación no ha recibido ninguna implicación por lo que pasó. A nivel deportivo no hay ninguna implicación", explicó Jorge Hidalgo, presidente en ejercicio de la Fedefútbol.

Horas después de la conferencia en la que habló Hidalgo, la Fiscalía estadounidense dio a conocer un documento en el que tiene prueba de que el 1°. de agosto del 2012, Traffic USA realizó una transferencia por $27.500 desde una cuenta del banco Citibank (en Miami) al banco Wells Fargo (en Nueva York) para que se acreditara la suma a una cuenta de la Fedefútbol en el Banco Lafisse (en Costa Rica).

Además de las detenciones en Suiza, en Miami se realizó una redada en las oficinas de la Concacaf; en Brasil el presidente de la federación brasileña de fútbol, Marco Polo del Nero, culpó a un exmiembro de FIFA por los contratos que les achacan en EE. UU. y en Rusia, el ministro de Deportes indicó que dicho país no tiene nada que ver con la elección del Mundial del 2018.

Durante la tarde, luego de un congreso directivo, la UEFA solicitó que se trasladara la elección para presidente de la FIFA, que se realizará este viernes, para dentro de seis meses.

Colaboraron: Esteban Valverde, Johan Umaña y Jairo Villegas.