Según la sentencia, el capitán de la Universidad de Chile conducía a exceso de velocidad y desatento a las condiciones del tránsito

 21 junio, 2013

Santiago

El estadio Santa Laura, sede de la Universidad de Chile, está ubicado en la capital, Santiago, y tiene una capacidad para 28.500 aficionados.
El estadio Santa Laura, sede de la Universidad de Chile, está ubicado en la capital, Santiago, y tiene una capacidad para 28.500 aficionados.

El portero Johnny Herrera, capitán del club de fútbol Universidad de Chile, fue declarado culpable este viernes de homicidio no culposo por atropellar con su automóvil a una joven en diciembre de 2009.

Herrera fue encontrado culpable del atropello de la estudiante Macarena Cassasús, pero no del delito de conducción bajo estado de ebriedad por el cual también era imputado, según determinó al final de un juicio público el Tercer Tribunal Oral en lo Penal de Santiago.

El futbolista “conducía a exceso de velocidad y desatento a las condiciones del tránsito”, afirma el fallo en relación al accidente ocurrido en diciembre de 2009.

El portero y seleccionado nacional arriesga una pena de hasta tres años de prisión.

La sentencia definitiva será informada el próximo jueves.

Herrera había sido juzgado en 2009 por este hecho, pero alcanzó una salida alternativa y reparó a la familia de la muchacha atropellada con $50.000.

Sin embargo, la Fiscalía solicitó la reapertura del caso, luego de que el arquero fuera detenido en setiembre pasado por conducir en estado de ebriedad y con una licencia anómala, por lo cual habría vulnerado el acuerdo alternativo.