Guardiola destacó que está convencido de que mañana, miércoles, la afición barcelonista le recibirá bien

 5 mayo, 2015
Pep Guardiola previo a la conferencia de prensa en el Camp Nou, en Barcelona.
Pep Guardiola previo a la conferencia de prensa en el Camp Nou, en Barcelona.

Barcelona

Pep Guardiola, entrenador del Bayern Múnich, dijo este martes que no regresa al Camp Nou "para recibir un homenaje", sino para hacer su trabajo, pese a reconocer que no será un partido normal para él.

"No estoy aquí para recibir un homenaje. Vengo a hacer mi trabajo: llevar al Bayern a la final de la Champions", advirtió el técnico del conjunto muniqués en su regreso a la sala de prensa del estadio del Barcelona.

Guardiola destacó que está convencido de que mañana, miércoles, la afición barcelonista le recibirá bien: "como siempre lo ha hecho cuando he vuelto a casa", precisó, pero también que, en cuanto ruede el balón, el estadio lo tratará como acostumbra a hacerlo con el entrenador rival.

"Es fantástico haber vuelto aquí. Tengo muchos recuerdos, se trata de algo especial para mí", Guardiola.

En cualquier caso, el técnico catalán no ocultó que medirse al equipo de su vida en la ida de las semifinales de la Liga de Campeones es algo especial para él.

"Es inevitable, y tenés que entenderlo, no es un partido normal para mí. Pero eso no me ha despistado ni un minuto en lo que tengo que hacer para prepararlo", aseguró.

Preguntado sobre posibles puntos débiles de su antiguo equipo, Guardiola consideró que "es difícil encontrarles uno. Hay pocos sistemas defensivos que puedan parar el talento" de los hombres de Luis Enrique.

"El talento de ellos, un técnico no lo puede controlar", dijo Guardiola en referencia a hombres como Leo Messi, del que afirmó que "en el estado en que está ahora no se le para, es demasiado bueno".