El equipo culé pasa uno de sus mejores momentos y lo demostró en el partido de ida

 20 abril, 2015
El entrenador del PSG, Laurent Blanc (de blanco), se dirige a sus jugadores durante el entrenamiento del Paris Saint Germain en el Camp Nou donde mañana jugarán el partido de vuelta de los cuartos frente al FC Barcelona.
El entrenador del PSG, Laurent Blanc (de blanco), se dirige a sus jugadores durante el entrenamiento del Paris Saint Germain en el Camp Nou donde mañana jugarán el partido de vuelta de los cuartos frente al FC Barcelona.

El Paris Saint Germain buscará una remontada algo improbable el martes en cancha del Barcelona, donde el equipo catalán confía a su vez en solventar la eliminatoria de los cuartos de final de la Liga de Campeones y espera de nuevo ver brillar a Luis Suárez, clave en la victoria por 3-1 del Barsa en el choque de ida.

El ariete uruguayo marcó dos golazos antológicos en París y volvió a marcar el pasado sábado en el triunfo por 2-0 sobre el Valencia en la liga española, que su equipo lidera con dos puntos de ventaja sobre el Real Madrid cuando restan seis fechas para la conclusión del campeonato.

Los azulgranas, cuatro veces campeones continentales, ostentan el récord de ocho apariciones consecutivas en los cuartos de la Champions, pero ansían regresar a unas semifinales después de que el vigente subcampeón Atlético de Madrid les negara su octava presencia seguida la pasada temporada.

En el camino del club catalán se interpone esta vez el reforzado PSG, que intenta abrirse paso en el actual panorama europeo, así como un viejo conocido como el goleador Zlatan Ibrahimovic.

"Soy realista, porque debemos marcar tres goles y no encajar ninguno. Pero no tenemos nada que perder y creemos que es posible. No vamos de excursión", avisó el timonel Laurent Blanc.

Además de la difícil tarea de voltear el resultado, al equipo francés se le acumulan los problemas con las bajas por lesión del mediocampista Thiago Motta y el central Thiago Silva; y tampoco sabe si tendrá a plena disposición al defensor David Luiz, quien entró en sustitución de Silva en la ida y sufrió con el charrúa Suárez.

El celeste vive su mejor momento en el Barcelona, donde ha marcado 12 tantos en sus últimos 12 partidos oficiales y suma 19 en el total de competiciones.

Suárez se ha repuesto de un mal arranque goleador para ganarse la admiración de la hinchada y el respeto de Lionel Messi.

"Estoy en mi momento más dulce. Disfruto de cada momento y me siento feliz", comentó este lunes Suárez. "Lo más complicado es que entremos pensando en que la eliminatoria está resuelta, y no es verdad: ellos tienen jugadores de mucha calidad y necesitaremos la misma intensidad que en la ida", avisó.

El conjunto culé anda menos pendiente de la enfermería tras el alta médica del volante Andrés Iniesta, lastimado en la visita al Parque de los Príncipes, y cuenta de nuevo con el lateral Dani Alves tras su partido de sanción.

Los azulgranas, que truncaron el invicto de 34 encuentros europeos del coloso parisino, tampoco conceden tregua en su estadio, donde solo han perdido uno de sus últimos 31 cruces de Champions, y ya ganaron 3-1 al PSG en su última visita en diciembre, cuando ambos conjuntos se enfrentaron por la fase de grupos.

Los franceses, vigentes campeones de la liga doméstica que actualmente lideran junto al Olympique Lyon, necesitan mejorar notablemente el resultado logrado en setiembre en su propio feudo, cuando derrotaron 3-2 a un Barsa que se antojaba imparable en todas las competiciones.

"El resultado es bueno, pero en ningún caso definitivo. Los dos somos igual de favoritos para ganar la Champions", advirtió el técnico azulgrana Luis Enrique.

"Ellos deben gestionar un resultado negativo sin ninguna reserva. Con Ibrahimovic y Verrati, incrementan su calidad individual y potencian sus virtudes. Habrá momentos en que vamos a sufrir, pero estamos a máximo nivel físico. No firmo ningún resultado que no sea la victoria", zanjó.

Pese a que el reto de marcar tres goles sin recibir alguno se antoja de lo más complejo, los pupilos de Blanc se agarran a la figura de Ibrahimovic y su fortaleza a domicilio, donde solo han perdido en tres de sus últimos 13 desplazamientos europeos (incluidas siete victorias); más la positiva experiencia de la anterior ronda, cuando rascaron un épico empate por 2-2 en cancha del Chelsea para clasificar a cuartos.