14 octubre, 2014
Neymar recibe la felicitación de Robson por uno de los cuatro goles que le anotó este martes a Japón.
Neymar recibe la felicitación de Robson por uno de los cuatro goles que le anotó este martes a Japón.

Neymar anotó este martes los cuatro goles con los que Brasil superó 4-0 a Japón en un partido amistoso. El delantero del Barcelona abrió el marcador a los 18 minutos tras recibir un pase filtrado de Diego Tardelli.

Neymar aumentó su cuota a los 48, con un pase de Philippe Coutinho, y metió el tercero a los 77 al superar al arquero Eiji Kawashima con un remate a quemarropa. Neymar cabeceó el cuarto tanto a los 81.

"Neymar realmente disfrutar de jugar, se divierte. Juega de la misma manera que lo haría con sus amigos. Queremos darle la oportunidad de hacerlo incluso mejor” , expresó el técnico de Brasil, Dunga.

Fue la cuarta victoria consecutiva de Brasil bajo el mando de Dunga, que tomó las riendas tras el cuarto lugar en la Copa del Mundo. Brasil superó 2-0 a Argentina el sábado en Beijing, para redondear una exitosa gira asiática.

Japón, que nunca derrotó a Brasil en 10 enfrentamientos, no ganó un solo partido en el Mundial y ahora se prepara para la Copa de Asia en enero.

Yu Kobayashi tuvo la mejor oportunidad del primer tiempo por los nipones a los 24 minutos, pero su volea de zurda se fue apenas por encima del travesaño. El técnico mexicano de Japón, Javier Aguirre, metió en el entretiempo a Keisuke Honda, en busca de darle más colmillo al ataque japonés. Shinji Okazaki estrelló un balón en un poste a los 55.

Paraguay perdió

Por su parte, la selección paraguaya cayó por 2-1 ante la débil selección de China, en un mal partido de los de Víctor Genes, que venían de perder también ante Corea del Sur por 2-0 el pasado viernes.

Paraguay, que sigue sin levantar cabeza tras su no clasificación para el Mundial 2014, pecó de exceso de confianza desde el comienzo del partido, disputado en el estadio Helong de Changsha.

Pagó esos errores iniciales con dos goles tempraneros, y solo se mostró superior en la segunda parte, aunque no lo suficiente como para remontar. El partido, ante una China que está en el 94º lugar de la clasificación FIFA, ya comenzó a ponerse cuesta arriba en el minuto 9 de la primera parte, cuando un penalti a favor de los locales era convertido en gol por el capitán chino, el veterano Zheng Zhi.

Aún aturdidos por el golpe, los paraguayos demostraron dudas en defensa y los laterales chinos, sobre todo Wu Lei, comenzaron a internarse con peligro.

Fue Wu, joven centrocampista del Shanghai East Asia, quien noqueó del todo a los paraguayos al conseguir el segundo gol chino, gracias a un centro de Sun Ke que él recibió en el poste derecho pero supo rematar a la izquierda, pillando a contrapié al portero Joel Silva.

China, un equipo en transición y que desde este año dirige el francés Alain Perrin, estaba mostrando unos primeros minutos de gran frescura y mucha efectividad, aunque con el avance de la primera parte fue entregando más el balón a los guaraníes y éstos comenzaron a disfrutar de sus primeras ocasiones claras.

Fue el eterno Roque Santa Cruz, de 33 años, quien más cerca lo tuvo en la primera mitad, cuando recibió un pase de Torales que pasó rozando el poste por el lado que no debía, cerca ya de la primera media hora de juego. Ovelar lo intentó de cabeza poco después, aunque demasiado alto.

En la segunda parte, Genes decidió revolucionar el equipo con cuatro cambios al descanso, entre ellos el debut en la selección absoluta del portero Bernardo Medina, del club General Díaz.

Con China recluida en su área, los paraguayos estuvieron a punto de marcar con una falta de Riveros, y después disfrutaron de la ocasión más clara del encuentro, un ataque en el que los paraguayos dispararon tres veces en cuestión de segundos (por medio de Rojas, Domínguez y Santa Cruz) y en todas ellas se toparon con las manos de Wang Dalei.