Terminaron sin goles los dos partidos y resolvieron boleto en larga serie de penales

 30 mayo, 2013
 Los jugadores de Newell’s Old Boys corren a celebrar el triunfo en la serie de penales frente a la desazón de los futbolistas de Boca Juniors. | AFP
Los jugadores de Newell’s Old Boys corren a celebrar el triunfo en la serie de penales frente a la desazón de los futbolistas de Boca Juniors. | AFP

Rosario, Argentina. AFP Newell's Old Boys se clasificó a semifinales de la Copa Libertadores de América 2013 al ganarle 10-9 a Boca Juniors en una dramática definición por penales, luego de igualar 0-0 en el desquite de los cuartos de final entre equipos argentinos, jugado ayer en el estadio Marcelo Bielsa, de Rosario.

Al igual que en el partido de ida, Boca y Newell's empataron en cero, por lo que la serie debió definirse desde los 11 metros, con 26 penales que concluyeron con el festejo de Maximiliano Rodríguez, el encargado de darle a los rosarinos el boleto a las semifinales.

A diferencia de lo sucedido en el duelo de ida, cuando Boca fue superior, esta vez el papel protagónico quedó en manos de Newell's, mientras que los auriazules utilizaron un esquema más defensivo, con un solo delantero, tal como lo hicieron frente a Corinthians, en Sao Paulo.

Como era de esperarse, Newell's soltó cuantos hombres pudo, trató de encontrar espacios con las escaladas por los laterales de Cáceres y Casco, y ganó el duelo en la mitad de la cancha con el despliegue de Bernardi y de Mateo, el encargado, a la vez, de aislar a Juan Román Riquelme, el enlace de Boca, que entraba muy poco en juego.

De todos modos, Boca logró emparejarlo de a tramos, cuando consiguió llevar el juego a un desarrollo más pausado, por debajo de la propuesta vertiginosa que ofrecía Newell's, y que en esta ocasión, chocaba con la seguridad de la zaga visitante, sobre todo de Claudio Pérez, que jugó su mejor partido en Boca, impasable arriba y abajo.

Sin espacio y atosigado en todo momento por la presión de Boca, a Newell's solo le quedó como método de llegada los remates de media distancia, y por esa vía lo intentaron Scocco, Vergini y Mateo, pero sin inquietar a Orión.

Boca, con 10 hombres por expulsión, se retrasó considerablemente en la última media hora, mientras Newell's arremetía como un toro enceguecido, sin variantes para sorprender a un adversario sólido.

La definición obligó a una tensa definición por penales, en la que sorprendió el débil remate de Riquelme a las manos de Guzmán y en la que Maxi Rodríguez puso el punto final al drama y encendió el festejo de los rosarinos.

En otro juego de anoche, Olimpia da Paraguay derrotó a Fluminense de Brasil 2-1 y lo eliminó.