La competencia será a las 6:05 p. m., al cierre de la jornada de pista del viernes

Por: Fanny Tayver Marín 11 agosto, 2016
El entrenador colombiano de fútbol Jorge Luis Pinto confesó ser un gran admirador de Nery Brenes, a quien se topó el martes en la Villa Olímpica. Pinto llevó ayer a la selección de Honduras a los cuartos de final de Río 2016. | CORTESÍA DE OLMAN MORA/COMITÉ OLÍMPICO DE COSTA RICA
El entrenador colombiano de fútbol Jorge Luis Pinto confesó ser un gran admirador de Nery Brenes, a quien se topó el martes en la Villa Olímpica. Pinto llevó ayer a la selección de Honduras a los cuartos de final de Río 2016. | CORTESÍA DE OLMAN MORA/COMITÉ OLÍMPICO DE COSTA RICA

Esta vez, Nery Brenes se reserva las prisas para el día de su debut en los Juegos Olímpicos de Río.

Mientras llega el día, que es mañana a las 6:05 p. m., el velocista prefiere soltar el acelerador y colocarse en una posición de cautela y bajo perfil.

Por eso, no quiso responder a la pregunta de si veremos en tierras brasileñas la mejor versión de la saeta limonense.

“Eso es muy difícil de decir cuando uno es deportista, yo podría decir que sí y el día 12 no salen las cosas, entonces prefiero esperar el día y después de la carrera decir que sí es el mejor Nery. Pero, hoy por hoy, no quiero mencionar eso”, reflexionó.

Lo que sí es un hecho es que por las calles de esta variopinta ciudad se pasea un Nery Brenes muy distinto al que llegó a Londres, el 1.° de agosto del 2012.

Aquel llegaba eufórico, casi incontenible, desbordado de optimismo. “Si por mí fuera, saldría hoy mismo a ganar una medalla, pero hay que competir”, dijo tan solo cinco días antes de fallar en la eliminatoria de 400 metros, en el estadio principal de las justas londinenses.

Se le oía exultante mientras revelaba en Madrid –donde hizo una parada antes de su viaje a la capital británica– que venía de hacer los mejores tiempos de su vida en un campamento en tierras colombianas.

Ahora, antes de Río, también registró muy buenos tiempos en sus prácticas, pero en esta ocasión, no hay medallas en su discurso. “Cada Olimpiada es distinta: en Pekín era un niño prácticamente; en Londres me lesioné una semana antes de competir y esta es en la que mejor me siento, pero hay que demostrarlo”, aseguró ayer a La Nación .

“Hay buenas sensaciones. Chanto (Emmanuel, su entrenador) sabe que, físicamente, estoy bien, pero como digo, hay que disfrutar esto”, insiste Brenes.

“Él se encuentra muy bien anímicamente. Estamos con toda la disposición, pienso yo, de representar de la mejor manera a Costa Rica y siento que van a ser etapas”, manifestó Chanto, luego del último entrenamiento fuerte de su pupilo.

“El día estuvo relativamente complicado, había un poco de lluvia, está haciendo un poco de frío, pero no afecta para nada las carreras”, anotó el preparador.

Anoche fue el congresillo técnico en el que se conocería la distribución de los heats eliminatorios, aunque, por ahora, eso es un tema que no inquieta a Chanto.

“Estamos dispuestos a dar el máximo contra quien esté al frente, para ir la siguiente ronda y tratar de llegar siempre a la final”, anunció el técnico, antes de volver a la Villa Olímpica.