El equipo italiano no pierde desde el 29 de octubre del año anterior

Por: Kenneth Meléndez 14 febrero
El defensor Christian Maggio (izquierda) controló el balón ante la mirada de Dries Mertens (derecha) y de José Callejón y Marek Hamsik (atrás).
El defensor Christian Maggio (izquierda) controló el balón ante la mirada de Dries Mertens (derecha) y de José Callejón y Marek Hamsik (atrás).

El Nápoles no acapara los focos ni las portadas de los periódicos, pero es el único de los 16 equipos que jugarán los octavos de final que puede presumir de no perder en los últimos 18 partidos.

Los italianos cayeron por última vez el 29 de octubre de 2016, de visita por 2-1 ante la Juventus. A partir de ahí han cosechado 12 victorias y seis empates, con un saldo de 42 goles a favor y 26 en contra.

Esta seguidilla de juegos sin caer le sirvió para clasificarse de primero en el Grupo B de la Liga de Campeones de Europa, en el que solo perdió ante el Besiktas en la tercera fecha.

Además, en el calcio italiano saltó hasta el tercer puesto de la clasificación con 51 puntos, dos menos que la Roma y nueve que la Juventus, segundo y tercer puesto respectivamente.

El Real Madrid debe poner mucho cuidado a los contragolpes del Nápoles, que hace una buena defensa y cuando recupera el balón monta una transición rápida que usualmente es aprovechada por sus hombres de ataque.

Especial atención debe tener la zaga merengue del belga Dries Mertens, quien anotó 14 goles y dio seis asistencias a sus compañeros en los últimos 18 partidos.

Él es de las principales cartas en ataque, junto al eslovaco Marek Hamsik que en este invicto ha marcado ocho goles y ha dado seis asistencias, así como José María Callejón, que ha hecho tres y ha puesto siete pases a gol.

Pero el técnico Mauricio Sarri tiene muchas alternativas en ataque. El volante polaco Piotr Zielinski y el delantero Lorenzo Insigne son letales frente al marco rival, que esta vez será defendido por el costarricense Keylor Navas.

"Le tenemos un gran respeto al Real Madrid, pero queremos demostrar nuestra calidad y jugar sin miedo. Podemos competir ante cualquiera", aseguró Piotr Zielinski al sitio web del equipo.

Por su parte, Emanuele Giaccherini considera que, a pesar de no portar la etiqueta de favoritos, vencer al Real no es un sueño.

"Es un partido fascinante, muy bonito de jugar. Vamos con mucho entusiasmo, intentaremos jugar como sabemos y darlo todo. En el fútbol nada es imposible", dijo Giaccherini.

Cuidar el arco. El primer objetivo del Real Madrid en el encuentro que se disputa este miércoles a la 1:45 p. m. en el Santiago Bernabéu, es no permitir goles en el primer duelo, para así no llegar comprometido a la vuelta que se disputará el 7 de marzo, en Nápoles.

"En casa lo importante es mantener la portería a cero. Es nuestro mensaje, pero más que eso lo que quiero es que salgamos concentrados en lo nuestro. Es una eliminatoria al 50% y mañana tenemos el primer partido. Sabemos que podemos hacerles daño, pero que ellos pueden ponernos en dificultades", explicó el técnico Zinedine Zidane.

El timonel francés sabe del peligro que representa su rival italiano y aseguró que no será una serie fácil para su equipo.

"Tienen jugadores rápidos, pequeñitos y con mucha movilidad. Tienen mucha técnica, pero nosotros tenemos también cosas para hacerles daño. Ellos van a tener mucha profundidad arriba. Vamos a sufrir y hay que estar concentrados todo el partido", agregó Zidane.

El único precedente de duelos entre estos equipos data de la temporada 1987-1988, cuando la famosa Quinta del buitre eliminó en octavos de final al Nápoles de Diego Armando Maradona.