El conjunto entrenado por el español Rafa Benítez logró de esta forma su quinta Copa de Italia, en un palmarés en el que cuenta además dos campeonatos de Serie A y pone broche a una buena temporada en la que tiene asegurado el tercer puesto en la liga.

 3 mayo, 2014
Los jugadores del Nápoles celebran el título conseguido en la Copa Italia ante la Fiorentina.
Los jugadores del Nápoles celebran el título conseguido en la Copa Italia ante la Fiorentina.

El Nápoles ganó este sábado la Copa de Italia al derrotar por 3-1 a la Fiorentina, con un doblete de Lorenzo Insigne, en un partido que retrasó su inicio en 45 minutos, por serios incidentes fuera del estadio, que causaron tres heridos por disparos, uno de ellos grave.

El conjunto entrenado por el español Rafa Benítez logró de esta forma su quinta Copa de Italia, en un palmarés en el que cuenta además dos campeonatos de Serie A y pone broche a una buena temporada en la que tiene asegurado el tercer puesto en la liga y el billete para la próxima Champions.

En un duelo entre el tercer clasificado, Nápoles, y el cuarto, Fiorentina, el equipo campeón se puso pronto con una ventaja de 2-0, tras los goles de Insigne en los minutos 11 y 16, aunque Fiorentina redujo pronto diferencias con un tanto del peruano Juan Vargas (26).

El Nápoles anotó el último tanto en el descuento por medio del belga Dries Mertens (90+3).

La final había comenzado con 45 minutos de retraso tras incidentes en los alrededores del Estadio Olímpico de Roma, donde tres hinchas del Nápoles resultaron heridos de bala.

El himno italiano fue fuertemente silbado por los 'tifosi' del Nápoles.

Uno de los tres heridos, de 30 años, estaría grave, mientras que los otros dos tenían heridas más leves, aunque fueron también hospitalizados.