Por: David Goldberg J. 19 marzo, 2014

Se acabó el sueño de la Selección Femenina Sub-17 de Costa Rica . Con mucho dolor, la ilusión se rompió en mil pedazos.

Emilie Valenciano lucha en los aires por el balón mientras le observa su compañera María Araya; el esfuerzo no alcanzó para las ticas. | CARLOS BORBÓN
Emilie Valenciano lucha en los aires por el balón mientras le observa su compañera María Araya; el esfuerzo no alcanzó para las ticas. | CARLOS BORBÓN

La derrota de ayer marcó el destino de las muchachas ticas en su Mundial : después del sábado, cuando jueguen la consolación ante Zambia, verán el resto del torneo planetario desde los televisores de sus propias casas.

Adiós a las madrugadas, a las dobles sesiones de trabajo, a la concentración. Adiós a tanto sacrificio después de tanto tiempo.

Irónicamente, era el desenlace que nadie que haya nacido entre Paso Canoas y Peñas Blancas quería. Muchísimo menos ellas.

Definitivamente, el país terminó la noche con el corazón roto, conmovido por las lágrimas que todas dejaron tras el pitazo final.

Es que no hay espacio para las dudas, el pueblo se identificó con la gallardía de sus futbolistas.

Si no que lo digan las dos enormes taquillas de 34.473 y 25.624 aficionados, respectivamente, que metieron al Estadio Nacional. Y en ambos partidos, el de Venezuela del sábado y el de ayer ante Italia, aunque se saldaron con derrotas, el público acabó de pie y aplaudiendo. Eso no pasa a menudo aquí.

Gloriana Villalobos le gana el pulso a la defensora italiana Federica Rizza (16). Una vez más la volante tica dejó una prueba de su valía. | ALEXÁNDER CARAVACA
Gloriana Villalobos le gana el pulso a la defensora italiana Federica Rizza (16). Una vez más la volante tica dejó una prueba de su valía. | ALEXÁNDER CARAVACA

Las primeras clasificadas. Por otro lado, la caída costarricense sí significó alegría para alguien. La Vinotinto y la Azurra se convirtieron en los primeros equipos que aseguraron su pasaporte a la ronda de cuartos de final del certamen.

Ambos países llegaron a seis puntos, dejando a la Tricolor y a Zambia con cero unidades.

Definirán el líder del grupo A el sábado a las 5 p. m., en el estadio Ricardo Saprissa de la sede de Tibás.

Costa Rica y Zambia será a las 8 p. m. Será la última oportunidad para reconocerle a este conjunto de 21 futbolistas de entre 14, 15, 16 y 17 años, el coraje que mostraron al ponerse la camiseta de la Tricolor.

Además, no hay que invisibilizar que es una buena posibilidad para que Costa Rica gane su primer partido en un Mundial femenino, luego de las fallidas experiencias en Nueva Zelanda 2008 (Sub-17) y Alemania 2010 (Sub-20).