Dirigente francés confirmó que no tiene un contrato por escrito para justificar el pago de $2 millones que recibió de la FIFA en 2011

 19 octubre, 2015

Zurich

El presidente de la UEFA y candidato para asumir la presidencia de la FIFA, Michel Platini, expresó que él es "a prueba de balas" y aseguró que no ha perdido el apoyo a su intento por reemplazar a Joseph Blatter como jefe del organismo regente del futbol mundial.

Platini, quien fue suspendido 90 días, junto con Blatter, confirmó en una entrevista publicada este lunes por el diario francés Le Monde que no tiene un contrato por escrito para justificar el pago de $2 millones que recibió de la FIFA en 2011.

Arriesgándose a nuevas sanciones por romper las normas de confidencialidad, Platini ofreció una detallada defensa en el caso que amenaza con echar abajo sus aspiraciones presidenciales. Detalló que el pago extraordinario que recibió por asesorar al presidente de la FIFA, Blatter, entre 1998 y 2002 era "una cosa entre dos hombres", dando una nueva versión de por qué la FIFA no pudo pagarle por completo hace más de una década. "Es bochornoso ser arrastrado por el barro", agregó Platini.

El viernes Blatter dijo a una televisora suiza que el acuerdo que la fiscalía suiza investigaba como un pago desleal de fondos de la FIFA era un acuerdo entre caballeros.Platini y Blatter apelaron las sanciones contra la suspensión de 90 días impuesta por el comité de ética de la FIFA mientras investiga el caso. Dicho comité ha impuesto estrictas restricciones cuando funcionarios hablaron sobre casos recientes en los medios.

Platini todavía debe aprobar una evaluación de integridad ante el comité de elecciones de la FIFA, el cual estudiará a todos los solicitantes después de que cierre la fecha plazo el próximo lunes. "Soy a prueba de balas; no creo haber perdido muchos votos", dijo Platini a Le Monde.

Platini presentó su solicitud de candidatura ante la FIFA antes de ser suspendido y espera que esta medida provisional sea levantada, ya sea por el comité de ética de la FIFA o por el Tribunal de Arbitraje Deportivo, y que se le permita ser candidato para presidir la FIFA.