19 febrero, 2014

Londres. EFE El técnico del Manchester City, el chileno Manuel Pellegrini, afirmó ayer que el árbitro sueco Jonas Eriksson fue quien definió el juego que perdieron 0-2 antes el FC Barcelona.

“No fue imparcial”, sentenció Pellegrini, para quien la entrada del argentino Martín Demichelis sobre su compatriota Leo Messi, castigada con penal y expulsión, se produjo fuera del área.

Para el suramericano, el árbitro “arregló ” ayer un “error” que había perjudicado al Barça en un partido anterior ante el Milan.

“(Eriksson) no tuvo ningún control sobre el partido. Fue una mala decisión poner un árbitro sueco en un partido tan importante”, afirmó Pellegrini.

El entrenador citizen lamentó que fue “muy difícil disputar los últimos 20 minutos ante el Barcelona con diez jugadores” tras la expulsión de Demichelis.

“Aún así, jugamos bien incluso con uno menos. El Barça no tuvo opciones de marcar excepto en el penal”, analizó el chileno.

Por su parte, el técnico azulgrana, Gerardo Martino, afirmó que la victoria por 0-2 aporta tranquilidad al equipo de cara al encuentro de vuelta, pero no deja sentenciada la eliminatoria.