Por: Fiorella Masís 23 mayo
Juan Mata y David de Gea reconocieron este martes la cancha del Friends Arena, en Estocolmo, Suecia.
Juan Mata y David de Gea reconocieron este martes la cancha del Friends Arena, en Estocolmo, Suecia.

El Manchester United tiene este miércoles su última oportunidad para salvar la temporada 2016-2017.

Los Diablos Rojos jugarán, a partir de las 12:45 p. m. (hora tica), la final de la Europa League ante el Ajax de Ámsterdam.

Vencer al conjunto holandés le permitirá dos cosas: ganar por primera vez este trofeo y clasificar de forma directa a la Champions League 2017-2018.

Esa es la única posibilidad de que el equipo dirigido por José Mourinho se meta en el certamen más importante de Europa, ya que el campeón obtiene cupo inmediato.

El United terminó la Premier League en el sexto lugar, fuera de cualquier puesto que tenga acceso a los campeonatos del área.

En Inglaterra los clasificados directos a la Liga de Campeones son el Chelsea, Tottenham y Manchester City. Mientras tanto, el Liverpool se metió en fase previa y el Arsenal en la próxima Europa League.

Ander Herrera, jugador español del Manchester United, deja claro que en su club están conscientes de la importancia que tiene este encuentro.

"Es un partido fundamental para nosotros, nuestra ambición es jugar la Champions League la próxima temporada. Es también un título europeo, uno importante", comentó.

Desde el 2008, cuando el United ganó la Liga de Campeones y el Mundial de Clubes, los cetros internacionales se le han negado.

"Ha pasado mucho tiempo desde que el United ganó un título europeo y la Europa League es la única competición que el club no ha ganado todavía. Todo esto hace que sea un partido muy importante para nosotros, pero lo mismo es para el Ajax. Haremos todo lo posible para traer el trofeo a Manchester, al mismo tiempo que no subestimamos la calidad del Ajax", agregó Herrera.

Para el Ajax la historia es más favorable porque, incluso perdiendo este miércoles, ya está en la siguiente edición de la Champions.

Los holandeses quedaron subcampeones de la Eredivise y eso les permite estar en la etapa de clasificación, sin embargo, podrían mejorar esa situación si levantan la copa de la Europa League.

El técnico Peter Bosz confía en sus futbolistas, pese a la poca experiencia que tienen en instancias de este calibre.

"Mandaría a mis jugadores directamente a la enfermería si no estuvieran nerviosos, sobre todo porque es su primera final. Es normal que estén un poco tensos. Lo único que tengo que hacer es intentar que esos nervios no les controlen", señaló.

Bosz cree que manteniendo su estilo podrán vencer a los ingleses.

"Sé que mis jugadores son jóvenes pero están preparados para esto. Esto hace mi trabajo más interesante", agregó.