11 mayo
Los jugadores del Manchester United celebran la anotación ante el Celta de Vigo.
Los jugadores del Manchester United celebran la anotación ante el Celta de Vigo.

Manchester

El Manchester United se clasificó para la final de la Europa League pese a empatar este jueves con el Celta (1-1) en su campo de Old Trafford, en el partido de vuelta de semifinales, haciendo valer su victoria en tierras gallegas por 1-0 en la ida.

El equipo inglés se enfrentará en la final del 24 de mayo en Solna, cerca de Estocolmo, al Ajax de Ámsterdam, que perdió en campo del Lyon por 3-1, pero que había ganado en Holanda por 4-1.

El Mánchester United se adelantó en el minuto 17 cuando el belga Marouane Fellaini cabeceó a la red un centro desde la izquierda de Marcus Rashford.

Cuando todo indicaba que se llegaría al final con ese resultado, el defensa argentino Facundo Roncaglia empató en el minuto 85 al rematar de cabeza un centro desde la derecha del belga Theo Bongonda.

Con el nerviosismo de los últimos minutos, el propio Roncaglia y el defensa marfileño del United Eric Bailly fueron expulsados en el 88 tras una serie de empujones en el centro del campo.

En ese tumulto también intervinieron el ecuatoriano del United Antonio Valencia y el sueco del Celta John Guidetti, sin ser castigados por el árbitro.

El delantero escandinavo del Celta, muy fallón en todo el partido, pudo haber clasificado a su equipo en el último minuto del tiempo de descuento, cuando no acertó a rematar un centro desde la derecha a dos metros de la portería.

Ese gol, que habría sido el 2-1, habría dado el pase a la final a los gallegos, por el valor doble de los goles en campo contrario en caso de empate.