El uruguayo también volverá a ver a Patrice Evra, con el que tiene un otro momento polémico

 13 mayo, 2015
Luis Suárez se toma la dentadura luego del choque contra Giorgio Chiellini (3). Atrás, el italiano reclama un supuesto mordisco del charrúa. | AP
Luis Suárez se toma la dentadura luego del choque contra Giorgio Chiellini (3). Atrás, el italiano reclama un supuesto mordisco del charrúa. | AP

Madrid

La final de la Liga de Campeones 2014-15 entre el Barcelona y la Juventus, que se disputará el 6 de junio en el Olímpico de Berlín, ofrecerá el reencuentro entre Luis Suárez y Giorgio Chiellini tras el mordisco del uruguayo al italiano en el pasado Mundial de Brasil.

El suceso tuvo lugar en el último partido del grupo D de la cita mundialista y significó la sanción por parte de la FIFA al actual jugador azulgrana de nueve partidos y cuatro meses de suspensión. Por este motivo, el atacante no podrá estar en la próxima Copa América de Chile.

Asimismo, Luis Suárez se reencontrará con el francés Patrice Evra, con el que también tiene un pasado polémico después de que el uruguayo, en su etapa en el Liverpool, fuera sancionado con ocho encuentros, por proferir insultos racistas contra el lateral zurdo galo, que militaba en el Manchester United.

En su retorno a los terrenos no saludó a Evra antes del partido. Luis Suárez posteriormente se disculpó por ello.

"No sólo le he decepcionado a él, sino también al club y a todo lo que representa, y lo siento. Cometí un error y me arrepiento de lo sucedido" , declaró en ese momento el delantero.

Suárez reconoció que "debería haber estrechado la mano de Evra antes del partido", por lo que se disculpó.

El Barcelona se clasificó para la final tras eliminar al Bayern Múnich y el Juventus hizo lo propio con el Real Madrid, defensor del título.