24 octubre, 2014

MADRID. AFP Todavía arrastrando el castigo por su mordisco en el Mundial de Brasil, el uruguayo Luis Suárez se prepara para su esperadísimo estreno oficial con el FC Barcelona , mañana en el clásico ante el Real Madrid , un día después de que acabe su sanción.

Luis Suárez vivió sus primeros minutos con la camiseta del Barcelona a mediados de agosto, en un amistoso de contra el León mexicano (6-0). | AFP
Luis Suárez vivió sus primeros minutos con la camiseta del Barcelona a mediados de agosto, en un amistoso de contra el León mexicano (6-0). | AFP

Las imágenes del mordisco al italiano Giorgio Chiellini dieron la vuelta al mundo en junio y provocaron su expulsión inmediata del torneo y una dura sanción por parte de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA).

Suárez tuvo que aguantar infinidad de bromas y montajes en Internet y ver asociado su nombre a términos como “vampiro”, “caníbal” o “tiburón”. Cuatro meses después, las miradas estarán sobre él en el estadio Santiago Bernabéu, un marco inmejorable para iniciar esta nueva etapa.

Llegó al Barcelona procedente del Liverpool por 81 millones de euros y ya en su presentación en el club azulgrana aseguró que no volverá a repetir episodios como el del mordisco y que ha hecho propósito de enmienda.

El jugador de 27 años tendrá para su gran reaparición un público hostil, el del Real Madrid, en un partido que cualquier futbolista sueña con poder disputar.

Las dudas ahora se centran en si Luis Enrique será capaz de poner como titular a Suárez en Madrid, teniendo en cuenta que no juega un partido oficial desde junio.

El astro charrúa, eso sí, ha dado síntomas de estar con muchas ganas y preparado. Tras recurrir al Tribunal Arbitral del Deporte, fue autorizado a disputar partidos amistosos durante su suspensión y eso le ha permitido no perder completamente el ritmo.

Suárez vivió sus primeros minutos con el Barça a mediados de agosto, en un amistoso contra el León mexicano (6-0) y recientemente ha jugado dos duelos preparatorios con Uruguay, incluso anotó un doblete contra Omán (3-0).

“Me siento bien físicamente, mejor de lo que esperaba. Puedo decir que estoy al 100%”, aseguró el charrúa la pasada semana.

Los hinchas del Barcelona no ocultan su sueño de ver en acción a su trío de estrellas suramericanas: Suárez, el argentino Lionel Messi y el brasileño Neymar.

Messi y Neymar ya llevan más de un año acostumbrados a jugar juntos y el desafío es ahora cómo integrar a Suárez, otra estrella de primera fila, que fue máximo goleador la pasada temporada en la Premier League inglesa (31 tantos).

Puede que no haya que esperar mucho para ver a un trío que va a “deslumbrar”, según el francés del Barça Jeremy Mathieu.