13 abril, 2016
Luis Enrique, técnico del Barcelona, en el juego frente al Atlético de Madrid.
Luis Enrique, técnico del Barcelona, en el juego frente al Atlético de Madrid.

El técnico del Barcelona, Luis Enrique Martínez, se responsabilizó al 100% por la eliminación en Champions del vigente campeón de Europa, tras perder 2-0 contra el Atlético de Madrid en el Estadio Vicente Calderón.

"La culpa es mía al 100%, que para eso soy el entrenador. No estuvimos lúcidos, Sin embargo, creamos las suficientes ocasiones como para conseguir un gol en la segunda parte", declaró el técnico asturiano en la conferencia de prensa posterior al partido de vuelta de cuartos de final.

Sobre el encuentro, el entrenador analizó: "Fue un partido, en principio, como preveíamos, aunque no esperábamos un Atlético tan atrás, pero la primera parte pasó sin apuros para nosotros, si bien hicieron el gol en una jugada en la que no estuvimos afortunados".

"En la segunda parte, con todo perdido, nos ha costado mucho", añadió el técnico que felicitó al Atlético por su clasificación.

"Buscábamos un partido de control, desgastar así al rival. El campo tampoco estaba para florituras, era difícil mantenerse en pie, sin utilizarlo como excusa. Partimos del control, pero hacer un gol era importante y no ha sido así", continuó.

Cuando hace tres semanas parecía encaminado a repetir el triplete del año pasado (Liga, Copa y Champions), el Barcelona quedó eliminado de la competición europea y perdió buena parte de la renta en el campeonato nacional, tras sumar un solo punto de los últimos nueve posibles.

Con estas cifras, a Luis Enrique no le quedó otra opción que reconocer que su equipo atraviesa una mala racha.

"Es una evidencia que no estamos en nuestro momento mejor ni más efectivo y, sobre todo, si se tiene en cuenta cómo hemos estado, pero hay que levantarse. Tenemos dos competiciones apetecibles, queda mucho y quedan todavía cosas importantes", declaró en referencia a la Liga y a la final de Copa ante el Sevilla.

Este bache coincide con el mal momento del trío atacante barcelonista, el formado por Messi-Suárez-Neymar, aunque Luis Enrique no quiso responsabilizar a sus jugadores.

"Es injusto individualizar cuando hay una derrota, no lo haré. Tan injusto como individualizar si hay una victoria. Es evidente que no estamos en nuestro mejor momento, pero no tengo nada que reprochar en cuanto a actitud", concluyó.