El segundo lugar que consiguieron hace un año en Brasil se vuelve poca cosa para una afición apasionada

Por: Cristian Brenes 3 julio, 2015
Messi (10) fue clave en el triunfo 6 a 1 ante Paraguay en semifinales. | AFP
Messi (10) fue clave en el triunfo 6 a 1 ante Paraguay en semifinales. | AFP

Acabar con los señalamientos por su poca producción en la selección, consagrarse de una vez por todas como el gestor y líder de una nueva gloria albiceleste y saciar la sed de toda Argentina por un título a nivel mayor después de 22 años.

Ese será el peso con el que deberá cargar Lionel Messi hoy, cuando salte a la cancha del Estadio Nacional en Santiago para medirse ante Chile, en la final de la Copa América, a las 2 p. m.

El Mundial que ganó el conjunto che en 1986 o el certamen suramericano de 1993, son hoy un recuerdo muy lejano para un equipo siempre considerado como uno de los más poderosos del mundo, pero que con el pasar de los años, olvidó lo que se siente alzar un cetro.

El segundo lugar que consiguieron hace un año en Brasil se vuelve poca cosa para una afición apasionada que le reclama una y otra vez a su ídolo para que aparezca en la hora grande y desate la euforia.

Sin embargo, Lio parece estar decidido a acabar con los cuestionamientos y aunque en la Copa no figura por sus anotaciones (lleva una en todo el certamen), si lo hace con el liderazgo que tanto se le pedía y con sus asistencias, tres en total.

“Venimos de una final de un Mundial y ahora estamos en la final de la Copa América, con mucha ilusión y muchas ganas de poder ganarla”, manifestó Lio.

Cortar la sequía no será sencillo para el equipo de Gerardo Martino, ya que se mide con la generación de oro chilena, que además está en casa y desea ganar su primera Copa América.

“Estamos en la final por méritos propios. Demostramos mucho más que otros equipos, inclusive Argentina. Vamos a jugar para lograr el sueño de nosotros y de todo Chile”, dijo Gary Medel.

Detener a Messi es la consigna de la Roja, pero piensan hacerlo quitándole el balón y manteniendo un estilo ofensivo.

“En el estilo o la propuesta, no hay modificación. Chile quiere superar a los rivales desde la posesión de balón y generando situaciones de gol”, señaló el técnico Jorge Sampaoli.

Messi puede salir en hombros hoy finalmente vistiendo la albiceleste, para así emular lo que hace con el Barcelona, o por el contrario volver a ser el gran villano, incapaz de poner su grandeza a disposición de Argentina.

Así llegaron Argentina y Chile a la final:

Semifinal: Argentina 6 - 1 Paraguay

Semifinal: Chile 2 -1 Perú

— Copa América 2015 (@CA2015) julio 3, 2015

— Copa América 2015 (@CA2015) julio 3, 2015

— Copa América 2015 (@CA2015) julio 3, 2015

— Copa América 2015 (@CA2015) julio 3, 2015

— Copa América 2015 (@CA2015) julio 3, 2015