29 marzo, 2015

Washington. AFP Los aficionados salvadoreños se quedaron con las ganas de ver las jugadas de fantasía que suele realizar Lionel Messi.

El astro del Barcelona le dijo a su cuerpo técnico que sigue con molestias en el pie derecho, por lo que se quedó en la banca en el fogueo entre El Salvador y Argentina, realizado ayer en esta ciudad estadounidense.

Dicho juego lo ganó la Albiceleste, 2 a 0.

Gerardo Tata Martino, técnico de Argentina, explicó que aunque los exámenes médicos que le hicieron en Washington arrojaron que Messi está bien, prefirió cuidarlo.

“En el entrenamiento del viernes trató de ejercitarse y no pudo, por eso preferimos que no juegue. No vamos a arriesgar a un jugador. De la misma forma, no puedo garantizar que jugará ante Ecuador (el martes)”, dijo Martino.

Los aficionados no solo se quedaron con las ganas de ver a Messi, sino también el buen fútbol.

El encuentro fue discreto, con El Salvador bien plantado en su zona defensiva y con muchas dificultades para llegar arriba.

El salvadoreño Alexander Larín, quien juega en el Herediano, sujeta con desespero a Carlos Tévez, en el fogueo de ayer. | AP
El salvadoreño Alexander Larín, quien juega en el Herediano, sujeta con desespero a Carlos Tévez, en el fogueo de ayer. | AP

El primer gol fue anotado por el mediocampista Ever Banega, al minuto 54, con un disparo desde fuera del área, lo que parecía la mejor forma para romper el cerrojo de los centroamericanos.

Federico Mancuello aumentó de tiro libre, al 87’.

Argentina dominó el partido a voluntad, pero sin lograr generar las revoluciones suficientes para disparar las emociones.

Carlos Tévez pudo ponerle pimienta al juego, pero un fuerte remate suyo se estrelló en el poste derecho del arco salvadoreño, en el segundo tiempo.

Albert Roca, entrenador de El Salvador, destacó “la actitud” de su joven equipo, con un promedio de edad de apenas 25 años, al que alabó por frenar a los sudamericanos por un buen tiempo.