Por: Miguel Calderón S. 28 junio, 2015

Una vez más, el delantero David Ramírez demostró que merece un lugar en la Selección Nacional de Costa Rica.

El juvenil atacante se metió de último en la lista del técnico Paulo César Wanchope para la Copa Oro en Estados Unidos y, ayer ante México, volvió a brillar en el ataque de la Tricolor .

En el segundo balón que tocó, el ariete del Deportivo Saprissa envió el esférico al fondo de la red del marco de Guillermo Ochoa, en el minuto 4 de juego, tras un remate potente de derecha que pasó en medio de las piernas del meta mexicano.

Luego, Ramírez lanzó un centro de pierna izquierda que se convirtió en el autogol de Miguel Layún, para el 2-0 momentáneo que cayó en el minuto 35.

Ramírez jugó 69 minutos, ganó cuatro duelos ante los defensas aztecas, perdió tres, ejecutó cinco pases buenos, dio tres malos y recuperó dos balones.

“Gracias a Dios, se me dio la oportunidad de jugar desde el inicio, me siento muy contento por eso, el primer tiempo fue muy bueno para nosotros. En la segunda mitad, se nos vinieron encima y lograron empatar. Creo que sacamos muy buenas conclusiones de este partido, en lo personal, me sentí muy bien”, comentó el futbolista a Columbia .

El cañonero, de 22 años, sumó su sétimo partido con la Selección Mayor (Omán, Corea del Sur, Uruguay, Guatemala, Nicaragua, Panamá y México) y todos bajo la era del estratega Paulo Wanchope. El secreto de sobresalir en la Sele, según él, es saltar al campo y buscar ser el mejor.

“Es importante creérsela, yo siempre salgo a la cancha con esa actitud y mentalidad. Afuera, la gente puede hablar lo que quiera, pero a mí las críticas no me afectan. Siempre entro al campo pensando que soy el mejor, la clave es confiar en uno mismo”, dijo.

Ramírez acumula 278 minutos con el combinado patrio y se metió en la lista de Copa Oro por encima de otros atacantes como Jonathan Moya y Marco Ureña.

El delantero también tuvo una buena participación en el torneo Esperanzas de Toulón, en Francia, con la Sub-23, pues marcó tres goles en cuatro partidos, por lo que fue el goleador nacional.

Lea también: