Los ingleses, líderes del grupo F, reciben a un rival deprimido en las últimas décadas

 11 noviembre, 2016
Gareth Southgate, entrenador interino de la selección inglesa, planea mantener la cima del grupo F con una victoria sobre Escocia. | AFP
Gareth Southgate, entrenador interino de la selección inglesa, planea mantener la cima del grupo F con una victoria sobre Escocia. | AFP

Londres

La última edición de la rivalidad más vieja en el fútbol internacional es un penoso recordatorio para Escocia de lo mucho que ha caído su equipo –y sigue cayendo–.

El equilibrio de poder ha estado firmemente a favor de Inglaterra desde hace décadas.

Aun así, miles de hinchas escoceses viajarán a Londres para el partido eliminatorio mundialista del viernes, pese a que se sienten pesimistas sobre los posibilidades de su equipo.

“Yo lo siento por los hinchas jóvenes porque el futuro se ve sombrío”, dijo Hamish Husband, de 58 años y miembro de un grupo de hinchas escoceses.

“Las razones son autoinfligidas. Al igual que Inglaterra, nosotros tenemos esta creencia de que, porque inventamos el fútbol, teníamos derecho al éxito. Nos hemos quedado atrás. El fútbol moderno ha cambiado y el fútbol escocés no ha cambiado con él”.

La rivalidad, que comenzó en 1872, se reanuda por 113.ª vez en el Wembley Stadium. Fue forjada con memorias de duelos duramente competitivos en la cancha y encuentros fieros que en ocasiones se tornaron violentos alrededor del estadio. Hubo tiempos en los que tanto Inglaterra y Escocia disputaron importantes torneos y ambos podían usar jugadores talentosos.

Inglaterra lamenta constantemente su falta de éxito internacional, habiendo ganado la Copa del Mundo de 1966 y sin estar en la final desde entonces.

Pero Inglaterra llega a los torneos mayores, a diferencia de Escocia, que se clasificó por última vez para la Copa del Mundo en 1998.

Cuando la recién expandida Eurocopa se realizó en Francia este año, todos los equipos británicos participaron, a excepción de Escocia. Incluso Islandia, con una población de 330.000 habitantes, se clasificó por primera vez y llegó a cuartos de final. Escocia, con una población de más de cinco millones, está tratando de entender por qué ha caído tanto.

Miles de hinchas escoceses llegan a Wembley sabiendo que no tiene sentido reservar boletos para Rusia para la Copa del Mundo del 2018. Los escoceses son apenas cuartos en su grupo clasificatorio.

La Asociación Escocesa de Fútbol está consciente de la negatividad y aprovechó el sentimiento en un llamado a los hinchas antes del partido de hoy, con un tono sobrio, pero con un atisbo de esperanza.

“Los resultados indican que tenemos un camino accidentado, pero eso no es nuevo”, dice el narrador en un video colocado en la cuenta de la asociación en Twitter. Luego de tres partidos en el grupo F, Inglaterra ya está adelante en el único puesto de clasificación automática. Pero el video implora: “Solamente hemos jugado tres partidos y estamos apenas a tres puntos de la cima. No estamos muertos aún. No es imposible. Nos hemos vencido en su casa previamente”.

Jornada 4 (1:45 p. m.)

Francia-Suecia

República Checa-Noruega

Irlanda del Norte-Azerbaiyán

San Marino-Alemania

Dinamarca-Kazajistán

Rumanía-Polonia

Inglaterra-Escocia

Malta-Eslovenia

Eslovaquia-Lituania