San Lorenzo deberá marcar diferencia en el partido de ida ante el Bolívar de Bolivia

 21 julio, 2014

Montevideo. AFP. Después de la maravillosa fiesta del Mundial Brasil 2014, la Copa Libertadores de América vuelve al primer plano esta semana con unas inéditas semifinales, en las que San Lorenzo de Argentina y Defensor Sporting de Uruguay parten como favoritos.

El Ciclón argentino, el equipo preferido del papa Francisco, accedió por cuarta vez en su historia a la penúltima ronda del máximo torneo de clubes de la Conmebol, tras deshacerse del brasileño Cruzeiro en los cuartos de final con un valioso empate 1-1 en Belo Horizonte y un triunfo de 1-0 en Buenos Aires.

San Lorenzo tendrá que vérselas en la semifinal con Bolívar de Bolivia, que llega a esta instancia por segunda vez después de 28 años y desarrollando una campaña notable, siendo Lanús de Argentina, el actual campeón de la Copa Sudamericana, su víctima en los cuartos con resultados de 1-1 en Buenos Aires y 1-0 en su fortín de La Paz.

El conjunto argentino intentará el miércoles dar un golpe de mano contundente ante su afición en el Nuevo Gasómetro en Buenos Aires, pues la Academia cerrará la serie el 30 de este mes en el estadio Hernando Siles, donde no ha caído en lo que va del torneo y hace de los 3.600 m. de altitud un aliado importante para sacar ventaja.

“Bolívar es el mejor de los cuatro equipos que están con vida en la Copa. Perdió un solo partido y terminó primero en su grupo con once unidades”, advirtió el técnico del Ciclón, Edgardo Bauza.

“San Lorenzo es un rival difícil, dificilísimo, con el que nosotros obviamente vamos a tratar de luchar con todos nuestros argumentos”, comentó el español Xavier Azkargorta, entrenador que llevó al Bolivar a las semifinales. | EFE
“San Lorenzo es un rival difícil, dificilísimo, con el que nosotros obviamente vamos a tratar de luchar con todos nuestros argumentos”, comentó el español Xavier Azkargorta, entrenador que llevó al Bolivar a las semifinales. | EFE

La otra serie. La jornada de ida de las semifinales se abrirá mañana con el compromiso entre Nacional de Paraguay y Defensor Sporting de Uruguay en el estadio Defensores del Chaco, en Asunción.

Nacional, que en sus seis anteriores participaciones en la Libertadores nunca pasó de la segunda fase, despachó al Arsenal de Argentina en los cuartos.

La Academia guaraní, a órdenes de Gustavo Morínigo, no podrá contar para el choque con los artilleros Fredy Bareiro y Julián Benítez, ambos afectados por lesiones.

“Estamos al día con lo que hace Defensor. Planificamos hasta los últimos detalles para poder contrarrestar lo que nos puedan presentar los uruguayos”, explicó el D. T.

Ante las bajas de sus principales atacantes, Nacional incorporó a los delanteros Brian Montenegro, Cecilio Domínguez y Ramón Cardozo, el defensa Gustavo Velázquez y el volante Marcos Acosta.

Montenegro, de 21 años, uno de los goleadores de Libertad, el campeón del torneo Apertura paraguayo que finalizó en junio, se manifestó “motivado por el paso” dado en su corta carrera y advirtió que ve en Nacional “un plantel con mucha ambición para llegar a la cúspide”.

Defensor Sporting, por su parte, se quitó de encima al colombiano Atlético Nacional en los cuartos de final, con lo que firmó su mejor actuación en la Libertadores, superando las campañas de 2007 y 2009 cuando no pasó de los cuartos.

El técnico Fernando Curutchet ha mantenido la base del equipo que lo llevó al histórico lugar en el que está en la Copa e incorporó al delantero Joaquín Boghossian, proveniente del argentino Quilmes y que firmó con el club charrúa por los próximos seis meses.