13 enero, 2015

El premio al Balón de Oro tuvo en esta ocasión un justo ganador: Cristiano Ronaldo, o debo decir Penaldo, como injustamente lo señalan algunos aficionados.

El portugués llegó a la gala con mejores atestados que sus dos contrincantes: Lionel Messi y Manuel Neuer. Aunque mi terna final hubiese sido distinta, el ganador sí sería el mismo y sin discusión.

Estoy cansado de escuchar ese apodo de sus detractores, quienes hacen alusión a que el portugués solo anota de penal.

CR7 no debe demostrarles nada; ya ha enseñado porqué hoy es el mejor jugador del mundo. Sabe anotar de cualquier forma: tiro libre, pierna izquierda, derecha, cabeza, media distancia y hasta de taquito.

Además, tirar penales no es sencillo, sino que lo digan los jugadores que han fallado estos cobros en finales de campeonatos mundiales.

Un Penaldo criticado sin argumentos tiene hoy el mundo del fútbol a sus pies.

Etiquetado como: