Herediano sufrió ante el equipo azteca, pero logró el pase a cuartos de Concacaf

Por: José Luis Rodríguez C. 25 septiembre, 2014

Heredia. Con dos dardos en el momento justo, uno trabajado, el otro inesperado, el Herediano logró ayer su boleto a los cuartos de final de la Concachampions tras vencer 2-1 al León de México.

Las dagas de Gabriel Gavilán Gómez y Óscar Granados maquillaron las limitaciones de un Team que la mayor parte del juego se vio encerrado por los aztecas, a los que solo les tomó 20 minutos dominar en una gramilla difícil.

La ilusión de verse en una segunda ronda de Concacaf fue suficiente para que el Herediano arrancara como debía, con la jerarquía de un equipo casa.

Pese a que Elías Aguilar arrancó tirado hacia la banda derecha, su innato fútbol creativo pronto se hizo con la pelota y empezó a dar fluidez frente a una mediacancha mexicana muy separada entre los dos contenciones y Marcos Caicedo, quien tenía la función de enlace.

Los futbolistas florenses celebran con su afición el gol que consiguió el panameño Gabriel Gómez, al 11’. El Team pasó a cuartos de final por segunda vez en los últimos tres años. | EYLEEN VARGAS
Los futbolistas florenses celebran con su afición el gol que consiguió el panameño Gabriel Gómez, al 11’. El Team pasó a cuartos de final por segunda vez en los últimos tres años. | EYLEEN VARGAS

Mientras que el balón pasó por Aguilar los locales tuvieron el control y cerraron espacios frente a un León al que en cierto tramo del partido le incomodó en demasía el rebote que genera una cancha sintética desconocida y muy mojada.

Fue Aguilar, más delgado y rápido, quien gestó el primero del juego, cuando recibió una falta que al minuto 11 el panameño Gómez cobró. Puso el esférico en el ángulo izquierdo de César Ríos. Imposible.

Acicateado por el golazo, el Team mantuvo a raya a los aztecas, que poco a poco se dieron cuenta que debían juntar las líneas, cercar a Aguilar, y así, obligar a los locales a recurrir al “rifado” pelotazo.

Cuando esto sucedió el partido cambió de dueño y fue el León el que arrinconó a Herediano.

Con Caicedo, ahora sí, llevando el balón, y con Chema Cárdenas y Aldo Rocha frenando a Myrie y Larín, los florenses se quedaron sin alas y empezaron a ser presa fácil.

Ya Aguilar, quien debe en oxígeno, no tenía la pelota, y Mambo Núñez reclamaba más de lo que jugaba; quedando cerca de la roja.

Atento a estos detalles el técnico Jafet Soto sacó a Núñez y a Aguilar, ubicando a Esteban Ramírez y José Sánchez en la banda izquierda, donde los mexicanos hacían fiesta.

En el ajedrez de Gustavo Matosas, estratega visitante, Carlos Gullit Peña le daría la puntada final para marcar, mas, a muy poco de su ingreso vino Granados a conseguir el sorpresivo 2-0 luego de un centro desde la derecha de Scott.

Aturdido e incrédulo el conjunto visitante respondió con un tanto de Elías Hernández, ingresado para dar mayor profundidad.

Con cuatro minutos por jugar Herediano sacó “maña” y enrumbó una victoria que ilusiona y maquilla el sufrimiento que solo se fue cuando el árbitro pitó el final.

Etiquetado como: