Todas las miradas estaban puestas en Mbappé: la conexión con Neymar y Edinson Cavani no decepcionó y respondió con buenos frutos

 8 septiembre
Kylian Mbappé (izq.) celebra su anotación con el brasileño Neymar.
Kylian Mbappé (izq.) celebra su anotación con el brasileño Neymar.

París, Francia

El joven Kylian Mbappé concretó un gol en su primera aparición con el París Saint-Germain, este viernes en la victoria de 5-1 sobre el Metz.

Los parisinos son líderes del torneo francés, con un pleno de cinco victorias.

Todas las miradas estaban puestas en Mbappé: la conexión con Neymar y Edinson Cavani no decepcionó y respondió con buenos frutos.

Mbappé firmó su primer tanto en el minuto 59, cuando el delantero de 18 años llegó a un rechace y ejecutó desde fuera del área.

Antes de eso, el PSG se había adelantado en el minuto 31, cuando Neymar envió un pase entre línea para que Cavani recibiera en la entrada del área, se deshiciera de la presión del arquero y enviara un tiro cruzado directo a la red.

El Metz había empatado provisionalmente en el 37', con un tanto de cabeza de Emmanuel Rivière, pero el equipo de Lorena quedó herido cuando fue expulsado en el 56' Benoit Assou-Ekotto.

Tres minutos después llegó ya el tanto de Mbappé y, en el 69', Neymar puso ya distancias en el marcador con un tiro desde la frontal del área.

Cavani firmó el segundo de su cuenta particular en el 75', empujando un balón perdido en el área, tras un pase con rebote incluido de Mbappé.

El quinto y definitivo para el equipo de París llegó en el 87', cuando el brasileño Lucas Moura pegó la pelota en el palo y en el rechace marcó.

El París Saint-Germain, sensación del inicio del curso europeo sobre todo al fichar a Neymar y Mbappé por cantidades estratosféricas, sigue con su efectividad ofensiva: en sus cinco triunfos en cinco jornadas ligueras, en cuatro de ellas marcó al menos tres dianas.

Con 15 puntos, solo le puede seguir el ritmo el Mónaco (2º), el otro equipo que ha ganado en las cuatro primeras jornadas y que visita el sábado al Niza (17º).

Un resultado que permite afrontar con optimismo el regreso del equipo a la Liga de Campeones, en el arranque de la fase de grupos, el martes en Glasgow frente al Celtic.

El último recuerdo para el PSG de este torneo es la humillante derrota 6-1 que le eliminó en octavos de la pasada temporada en Barcelona, cuando Neymar jugaba en el equipo catalán.