Por: José Fernando Araya N. 1 abril, 2014

Otro arco en cero y por fin un triunfo tras cuatro partidos sin hacerlo, el Levante y Keylor Navas volvieron a sonreír ayer tras derrotar 0-2 al Granada como visitantes.

Keylor Navas le gana el salto al nigeriano Ighalo del Granada | EFE
Keylor Navas le gana el salto al nigeriano Ighalo del Granada | EFE

Además, el triunfo le permite al Levante conseguir su quinta victoria de visita en la Liga Española, lo que le acerca a su objetivo de mantener la categoría.

Los tres puntos conseguidos mantienen al cuadro granota en el décimo lugar de la clasificación con los mismos 40 puntos que el Valencia y Espanyol, a 10 unidades de la zona del descenso y solo nueve de la última plaza europea.

El portero costarricense tuvo un juego relativamente tranquilo bajo los tres palos, pues solo un remate fácil del delantero del Granada, El Arabi, lo llegó a incomodar.

Tras una primera parte aburrida, el Levante salió mejor a la complementaria y David Navarro abrió el marcador a tres minutos de la reanudación.

El Levante aseguró la victoria al 88’ cuando Pedro López selló la segunda anotación y estocada final.

Mal arranque. Por su parte, en la primera fecha de la Allsvenskan de Suecia (Primera División), el AIK donde milita el costarricense Celso Borges, tuvo su primer revés al caer de visita 0-2 ante el IFK Göteborg.

El volante tico disputó los 90 minutos del partido, sin embargo, no pudo evitar la derrota sufrida en el estadio Friends Arena ante 30.650 espectadores.

El danés Lasse Vibe adelantó al Göteborg a penas al minuto 14, tras un descuido de la defensa del AIK, el danés tomó el balón en solitario y dribló al portero para poner el 1-0.

Tras el gol el Göteborg pudo ampliar el marcador tras nuevos fallos defensivos, sin embargo, el portero canadiense del AIK, Stamatopoulos, fue vital en dos ocasiones.

Las opciones por empatar para el AIk se vinieron abajo luego de que el defensor Per Jonas Karlsson fuera expulsado por una entrada por detrás al 57’.

Celso pudo poner el empate para el AIK al lanzar un remate elevado que casi sorprende al meta Alvbåge, que repelió de buena manera en retroceso al arco. Más tarde la defensa del Göteberg le sacó un remate suyo de la línea de meta.

A cuatro minutos para el final, el senegalés Malick Mane selló el 2-0 y la primer derrota para el AIK en la temporada.