Un comunicado de los aficionados ultras del Inter, bajo el titular de 'La gota que colma el vaso', en referencia a la crisis deportiva que vive el equipo, hizo retrasar las negociaciones

 20 enero, 2014

Roma

Freddy Guarín (izquierda) protege el balón ante la marca de Alan. | AP
Freddy Guarín (izquierda) protege el balón ante la marca de Alan. | AP

Juventus e Inter de Milán negociaron este lunes intercambiar al delantero montenegrino Mirko Vucinic y al mediapunta colombiano Fredy Guarín, pero las conversaciones quedaron aplazadas hasta el martes.

"Las negociaciones se han parado, pero no han terminado todavía. Mañana ustedes sabrán todo", dijo el director deportivo de la Juventus, Giuseppe Marotta, tras una reunión que duró seis horas.

Al mediodía de este lunes parecía que estaba todo cerrado. Guarín había pasado el reconocimiento médico en Turín y Vucinic se había despedido de sus compañeros de la Juventus.

Incluso el central de la Juventus, Leonardo Bonucci, deseó suerte al montenegrino a través de su cuenta de la red social Twitter: "Buena suerte para tu nueva aventura".

Pero un comunicado de los aficionados ultras del Inter, bajo el titular de 'La gota que colma el vaso', en referencia a la crisis deportiva que vive el equipo (sólo ha ganado 7 puntos en los últimos 8 partidos) hizo retrasar las negociaciones.

Guarín, de 27 años, es un mediapunta que permitiría a Antonio Conte, el entrenador de la Juventus, jugar con un sistema 4-3-3.

Vucinic, de 30 y autor de 21 goles en dos temporadas y media con la Juventus en la Serie A, perdió su puesto de titular en el ataque tras la llegada este verano del argentino Carlos Tevez y del español Fernando Llorente.

El técnico del Inter, Walter Mazzarri, busca un atacante que acompañe al argentino Rodrigo Palacio, ya que los otros delanteros del equipo, los también argentinos Diego Milito y Mauro Icardi, han sufrido diferentes lesiones que no les han permitido rendir con regularidad.