El futbolista Alejandro Martinuccio pidió a los aficionados de rezaran por sus compañeros fallecidos en la tragedia aérea

 29 noviembre, 2016
En el 2011 el argentino Alejandro Martinuccio (centro) jugó para el Peñarol de Uruguay. Una lesión le había dejado fuera de la final de la Copa Sudamericana entre el Chapecoense y el Atlético Nacional de Colombia.
En el 2011 el argentino Alejandro Martinuccio (centro) jugó para el Peñarol de Uruguay. Una lesión le había dejado fuera de la final de la Copa Sudamericana entre el Chapecoense y el Atlético Nacional de Colombia.

Buenos Aires, Argentina. El futbolista argentino Alejandro Martinuccio se salvó de ser víctima de la tragedia aérea que envolvió el martes a su equipo Chapecoense de Brasil, ya que por una lesión no formó parte de la delegación.

"Me salvé porque me lesioné", declaró el atacante Martinuccio a la radio argentina La Red.

“Siento un profundo dolor; lo único que puedo pedir es que recen por mis compañeros que estuvieron en el viaje".

Surgido en Nueva Chicago de Argentina, Martinuccio además de Chapecoense defendió a los equipos Coritiba, Ponte Preta, Cruzeiro y Fluminense, todos de Brasil, además de Villarreal de España y Peñarol de Uruguay.

Por su parte Rubén Martinuccio, padre de Alejandro, expresó su "dolor" por la tragedia aérea y se lamentó porque el club "había tocado el cielo con las manos" por su presente futbolístico.

"Manteniendo la categoría y haciendo la campaña que hizo en la Sudamericana, (el Chapecoense) ya había tocado el cielo con las manos", declaró Rubén Martinuccio a la prensa en la puerta de su casa en Buenos Aires.

Insistió en que para el club brasileño el presente "era maravilloso, ya estaba pensando en el año que viene".

Más allá de que su hijo no estaba en el vuelo que se estrelló la noche del lunes cerca de Medellín, el hombre expresó su "dolor muy grande" por lo ocurrido y recordó a "esa gente maravillosa" del club, a la que había conocido hace diez días al visitar a su hijo, su nuera y sus tres nietos en Brasil.

Agregó que su hijo, el delantero de 28 años que se inició en Nueva Chicago del fútbol de ascenso de Argentina, estaba triste por la lesión que le impedía jugar la final contra Atlético Nacional de Medellín.

El hombre dijo que su nuera "está destrozada, quiere que Alejandro deje el fútbol y que venga para acá (Buenos Aires)".

"Son dolores muy grandes, estar conviviendo con esta gente y que de pronto suceda algo así... Es el destino, a unos le toca a otros no", dijo y recordó que "este mismo avión lo tomó la selección de Argentina y San Lorenzo".

"Espero que a todos estos muchachos que Dios los tenga en la gloria", agregó.

El plantel volaba a Medellín para medirse al Atlético Nacional en el partido de ida de la Copa Sudamericana cuando el avión que lo transportaba se estrelló cerca de la ciudad.

Etiquetado como: