Jorge Luis Pinto

Por: David Goldberg J. 13 mayo, 2014
RAFAEL PACHECO
RAFAEL PACHECO

¿Cómo fue el proceso para llegar a esta lista?

Quiero que sepan que hubo diálogo y comunicación con todos. Hicimos un análisis a conciencia. Hubo justicia. Nos podemos equivocar, pero lo hemos hecho con la mejor intención. Hemos valorado muchos aspectos como continuidad, el conocimiento que tenemos de ellos, la integración de grupo.

¿Qué le pide a los que llamó?

Que sientan la camiseta, que den todo en el entrenamiento para defender su posición. Aquí no se tratará de prevenir ni advertir. Ellos saben que en el campamento puedo quitar o poner. Lo dejo claro. Será de trabajo, exigencia, entrega. Deberán darlo todo. Si hay alguno que da todo y otro no, eso va a contar.

¿Cómo se va a manejar el tema con los cuatro que quedaron en lista de espera?

Ellos no entrenarán con el grupo, pero están para cualquier emergencia: un lesionado o un problema “x”. Dejamos uno por línea.

¿Cuándo cerró el plazo de evaluación?

Observamos hasta el final, como corresponde. Vimos el clásico y le dimos seguimiento a los jugadores por sus últimos tres o cuatro partidos, valorando cosas específicas.

¿Qué tan fácil o tan difícil fue hacer la lista?

No tan fácil, pero tampoco tan difícil. Hay cosas que se ven a simple vista. Además, hubo consenso en la evolución y el momento de algunos jugadores. Como ustedes se darán cuenta, el único que no ha estado en el proceso es (Hansell) Arauz, los demás estuvieron al comienzo, en la mitad o al final.

¿Por qué se decidió por Waylon Francis como uno de los laterales izquierdos?

Waylon vino unas tres veces con nosotros. Estuvo en la Uncaf y en dos o tres microciclos. Definimos que es la persona que más se acerca a lo que queremos. Antes me preguntaron que si me daba dolor dejar a alguno. Pues, sí a (Cristopher) Meneses. Pero no hay espacio, las circunstancias de nuestro juego favorecen a unos más que a otros.

¿Tienen ventaja los que llegan con ritmo?

Tal vez sí, pero mi esperanza es que equilibremos, como estamos haciendo con los muchachos que ya están. A los que jugaron anteayer (el sábado), se les dará cuatro días de descanso, deberán presentarse el 16, a las 7 a. m. para incorporarse a nuestra pretemporada.

¿Cómo dosificar las cargas?

Después del 16 solo habrá descanso para dos o tres jugadores. Uno es (Óscar) Duarte que tendrá dos días, porque hasta el sábado estará en competencia (en Bélgica). Con otros dos o tres habrá algún entrenamiento diferenciado, pero en cuanto más rápido todos estén al ritmo del grupo, mejor.

¿Cuándo siente que el grupo estará a plenitud?

Mi idea es que en el microciclo del 25 de mayo estén todos a la par.

¿Qué decir del buen nivel que traen los referentes?

El nivel en el último mes y medio de algunos es muy bueno. (Joel) Campbell, Bryan (Ruiz) compitieron bien; lo de Keylor es extraordinario. Otros que vi este fin de semana fueron (Diego) Calvo y (Christian) Bolaños. Creo que el grupo vive un buen momento futbolístico.

Usted dijo que para ser convocado debía jugar. ¿Qué pasa con Michael Umaña y Marco Ureña?

Michael tiene como 400 partidos en su carrera. Con nosotros rindió mucho, así que que faltar dos partidos no es nada. Lo de Marco, vamos a tenerlo aquí, valorarlo y mirarlo. Voy a usar un dicho extraordinario de ustedes: ‘no es lo mismo verla venir que bailar con ella’

A 30 días para el Mundial, ¿qué le hace falta al equipo?

Vamos a perfeccionar conceptos de juego que queremos explotar ante nuestros rivales, también aspectos de mecánica de juego propios, como la salida, la reorganización ofensiva, la presión en punta...

¿Qué opinión tiene de que algunos futbolistas vayan al Mundial a “jugarse” sus carreras?

El Mundial da todo. Deben tener esa mentalidad. Si es un escalón para ellos, que lo hagan, pero que sepan que primero está la Selección, primero tienen que jugarse la vida por la camiseta.