El Olimpia jugará la ida de la final de La Liga Concacaf a puerta cerrada, debido a un castigo sobre su cancha

 18 octubre
Johnny Chaves durante el juego entre el Santos y el Chorrilo de Panamá.
Johnny Chaves durante el juego entre el Santos y el Chorrilo de Panamá.

El juego de ida de la final de la Liga Concacaf, entre el Olimpia de Honduras y Santos de Guápiles, se jugará a puerta cerrada debido a un castigo que impera sobre la cancha de los catrachos.

El duelo está programado para este jueves a las 8 p. m.

Para el entrenador santista, Johnny Chaves, es una pena disputar un partido por el cetro en estas condiciones, aunque no lo ve con malos ojos, de cara a las intenciones guapileñas de obtener un resultado positivo.

"Jugar sin público tiene sentimientos encontrados por ser una final, ya que a uno le gustaría ver el estadio lleno para sentir el calor del público, pero es una desventaja para ellos no sentir ese aliento de su gente. Por ejemplo, el partido ante el Alianza (El Salvador), que ganan al minuto 94, lo hicieron por el apoyo de su afición, que los metió de vuelta en la serie, así que si no cuentan con ese apoyo, a nosotros nos va a ayudar", considera Chaves.

El Santos de Guápiles selló su pase a la final de la Liga Concacaf
El Santos de Guápiles selló su pase a la final de la Liga Concacaf

Para el camerino santista, jugar una final es motivación, pese a que el primer encuentro sea a puerta cerrada. Así lo expresó el goleador Kenneth Dixon.

"Estamos motivados, ya que es una final que no se juegan todos los días. Hay que vivirla, sentirla y jugar de la mejor manera; lo de jugar a puerta cerrada es algo que nos debe importar poco por la importancia de lo que nos jugamos", señaló.

Para llegar a esta instancia, el Olimpia pasó por encima de Alajuelense, Alianza y Plaza Amador de Panamá, Precisamente, fueron castigados por hechos ocurridos en el compromiso ante los salvadoreños.

Dixon marcó doblete en la victoria del Santos ante Guadalupe
Dixon marcó doblete en la victoria del Santos ante Guadalupe

En el cierre del partido de vuelta de los cuartos de final entre el Olimpia y el Alianza, la barra de los catrachos, La ultra fiel, provocó disturbios en el estadio. En el acta arbitral se habló del ingreso de banderas, pólvora y palos de bandera, además del lanzamiento de piedras, bengalas y botellas.

Aficionados del Olimpia de Honduras apoyando a su equipo. Se espera que llenen el estadio cuando los visite Herediano. | DIARIO DIEZ
Aficionados del Olimpia de Honduras apoyando a su equipo. Se espera que llenen el estadio cuando los visite Herediano. | DIARIO DIEZ

Dichos actos de violencia se iniciaron con la llegada de los cuscatlecos al recinto olimpista, cuando los aficionados lanzaron piedras al bus que los transportaba; incluso, algunos sufrieron heridas.

En los minutos finales del compromiso, Olimpia ganaba 2-1, resultado que los dejaba fuera debido a que el Alianza se impuso en su casa 1-0, y por el gol de visita clasificaba a la siguiente ronda. Dicho panorama provocó que la barra hondureña lanzara pólvora al campo, provocando inconvenientes en los jugadores visitantes.

Según la prensa hondureña, los árbitros analizaron suspender el cotejo, pero no lo hicieron por temor por su seguridad. En el minuto 94, Carlo Costly logró el gol de la clasificación para el Olimpia.

Ante estos hechos, Concacaf impuso como castigo que los hondureños deben jugar seis partidos a puerta cerrada, además de una multa económica.

Por su parte, Santos de Guápiles dejó en el camino a San Juan Jabloteh de Trinidad y Tobago, así como a Chorrillo y Árabe Unido de Panamá.

Del archivo: