Las asiáticas se consagraron como nuevas monarcas del planeta en categoría Sub-17 al vencer a España por 2-0

Por: David Goldberg J. 5 abril, 2014

Se acabó el Mundial Femenino Sub-17 Costa Rica 2014. Se terminó una gran fiesta futbolística. Y lo hizo con un justo vencedor.

Japón se coronó anoche como el nuevo monarca del orbe en la categoría, tras derrotar, merecidamente, a España en la final disputada en el Estadio Nacional.

Fue por el mismo marcador que tuvieron cuando se toparon en la fase de grupos, 2-0, en el Estadio Ricardo Saprissa; no obstante, el partido de ayer fue mucho más reñido, mucho más trabado en el mediocampo, más como suele ser una final de un Mundial.

De todas maneras, la mayoría de los gritos ya se habían gastado en el emocionante juego por el tercer lugar entre Italia y Venezuela (4-4 y en penales ganó la Azurrini ).

No se pudo ver al Japón deslumbrante en combinaciones o al España de las transiciones inteligentes; sin embargo, sí se pudo apreciar a dos grupos de muchachas de 15, 16 y 17 años corriendo a más no poder y metiendo pierna exactamente como la ocasión lo ameritaba.

Es que estos dos equipo se diferenciaron de la mayoría que estaban dentro de la competencia en que no estaban repletos de mujeres que juegan bien al fútbol, sino que estaban repletos de futbolistas, que es algo distinto. Tienen ese chip .

Las delata su forma de correr, de patear, de pensar y de interpretar la táctica de juego. Fue un gusto verlas a lo largo del exitoso certamen.

JOSÉ RIVERA
JOSÉ RIVERA

La definición. El Nadeshiko Japan, tal y como se le conoce a las selecciones femeninas en el país asiático, fue mejor a lo largo de todo el torneo por mucho margen, pero en la final lo fue por bastante poco.

Simplemente aprovecharon dos descuidos para vencer a la portera Elena de Toro en instantes claves.

Al 5’, Shiho Matsubara sacó un remate de media distancia, el cual De Toro apenas desvió. La pelota dio en el horizontal y nadie la respaldó en el despeje. Meika Nishida cerró la pinza en el área pequeña.

Al 78’, Fuka Kono se coló entre las dos centrales de la Roja y le marcó el pase a Yui Hasegawa. Esta entendió como seguramente tantas otras veces lo hizo y la habilitó para poner el segundo en la pizarra, el cual fue la sentencia del duelo.

No brilló la talentosa 10 del Sol Naciente , la volante Hina Sugita (o por lo menos no como se esperaba); estuvo más dedicada a las labores defensivas, además de que le pusieron la marca personal para limitar su monstruosa efectividad.

Pero como una jugadora que está destinada a ser ídolo en su tierra gracias a este deporte, cuando tocó la pelota, generó peligro. De su cerebro y piernas salieron las otras cuantas oportunidades del juego, erradas por Rikako Kobayasahi.

Del lado español, en ofensiva hubo casi nada y lo que llegó al arco rival se quedó en los guantes de la guardameta Mamiko Matsumoto.

Así se terminó el histórico Mundial tico. Así se fue Japón del país: como el mejor de todos.

Japón 2

Titulares: Mamiko Matsumoto 7, Shiho Matsubasa 6, Nana Ichise 7, Asato Miyagawa 6, Yu Endo 6, Yui Hasegawa 8, Hina Sugita 7, Meika Nishida 7, Fuka Nagano 7, Rikako Kobayashi, Rana Okuma 7. D. T.: Asako Takemoto, Takamura

Cambios: Fuka Kono 6 (Endo, 61’), Mizuki Saihara (Nishida, 79’)

España 0

Titulares: Elena de Toro 6, Nuria Garrote 6, Silvia Mérida 6, Rocío Gálvez 6, Pilar Garrote 7, Patri Guijarro 6, Sandra Hernández 7, Nahikari García 7, Andrea Falcón 6, Carmen Menayo 6, Laura Domínguez 6 . D. T.: Jorge Vilda.

Cambios:@ Aitana Bonmati 7 (Menayo, 52’), Mireya García 6 (Falcón, 70’), Maite Oroz (Garrote, 82’).

Goles: 1-0 (5’): Meika Nishida. 2-0 (78’): Fuka Kono.

Árbitras: Lucila Venegas 7, Enedina Caudillo, Lixy Enríquez (México).

Estadio: Nacional, 5 p. m.