El encuentro vivió sus momentos más emocionantes en el último cuarto de hora, con cuatro anotaciones.

 19 octubre, 2014
El jugador del Inter de Milán Mateo Kovacic (centro) lucha por el balón ante la marca de José Callejón (der.) y Gokhan Inler del Nápoles.
El jugador del Inter de Milán Mateo Kovacic (centro) lucha por el balón ante la marca de José Callejón (der.) y Gokhan Inler del Nápoles.

El Inter de Milán y el Nápoles firmaron la igualada (2-2) en terreno milanés, en el partido que cerró la sesión dominical de la sétima jornada del Calcio y que tuvo como protagonistas al español José Callejón, autor de los dos goles napolitanos, al colombiano Guarín y al brasileño Hernanes.

La confrontación, que pasaba por ser la más interesante de la jornada, dejó prácticamente todo para el último cuarto de hora, donde ambos equipos se quitaron el corsé de los férreos marcajes y se lanzaron en una ida y vuelta frenética.

Bien es verdad, que hasta entonces se vio a un mejor Nápoles, que controlaba mejor al rival y estaba más cerca del gol; especialmente cuando Insigne, que estando solo ante el meta interista envió el balón a la parte externa del poste izquierdo.

Un fallo defensivo del interista Vidic, en el minuto 79, lo aprovechó Callejón para poner de disparo cruzado al Nápoles por vez primera en ventaja (0-1). El granadino ya había avisado apenas quince minutos antes, pero su potente disparo fue bien despejado por el meta Handanovic.

Apenas dos minutos después del 0-1 llegaría la igualada. Un saque de esquina que cabecea Icardi dentro del área y, el nacido en Boyacá, entrando desde atrás machaca al fondo de las redes en la que era, prácticamente, su primera intervención tras haber sustituido un minuto antes al chileno Medel (1-1).

El partido ya estaba roto, y poco después, el centrocampista catalán David López se sacó un excelente pase diagonal alto sobre Callejón, que entró por zona izquierda y, con el exterior del pie, según le llegaba el balón lo introdujo en el fondo de la meta interista (90').

La alegría napolitana duró aún menos que con el 0-1, esta vez apenas un minuto. Esto fue lo que necesitó el brasileño Anderson Hernanes para concretar un 2-2 que sería definitivo.

El sudamericano marcó por medio de un excelente remate de cabeza, tras centro de Dodó desde banda izquierda.

Este empate deja a ambos equipos en "tierra de nadie", pues el Nápoles es sétimo y el Inter noveno.