Equipo naranja se vengó de la final de Sudáfrica 2010 y le propinó una paliza de 5-1 a la selección ibérica.

 13 junio, 2015
Iker Casillas solo atinó a observar como la pelota ingresó a su arco tras un espectacular cabezazo de Robin Van Persie.
Iker Casillas solo atinó a observar como la pelota ingresó a su arco tras un espectacular cabezazo de Robin Van Persie.

Hoy hace un año la Selección de Holanda atropelló por 5-1 a una desconocida España, que mostró poco y nada de las virtudes que la llevaron a la conquista del Mundial en 2010.

Los dobletes de Robin van Persie y Arjen Robben más el tanto de Stefan de Vrij remontaron el gol inicial de Xabi Alonso, que transformó un dudoso penal cometido sobre Diego Costa.

España inició con una derrota su andadura en Brasil, como ya hiciera en Sudáfrica frente a Suiza. Y, por la goleada recibida —la peor de su historia tras el 6-1 que encajó precisamente en el Mundial de Brasil 1950 contra el anfitrión.

Aquel día, España no fue ni la sombra de lo que en algún momento le condujo a maravillar con sus victorias en la Eurocopa y el Mundial.

Etiquetado como: