23 marzo, 2015

Madrid

El brasileño Neymar realizó ayer con sus compañeros el reconocimiento de cancha. | AP
El brasileño Neymar realizó ayer con sus compañeros el reconocimiento de cancha. | AP

La Fiscalía anticorrupción solicitó dos años y tres meses de cárcel para el presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, y siete años para su predecesor, Sandro Rosell, por presuntos delitos fiscales en el fichaje de la estrella brasileña Neymar, informaron este lunes fuentes judiciales.

El fiscal, que también pidió una multa de 22,2 millones de euros ($24,1 millones) para el club, imputa un delito fiscal a Bartomeu, así como otros dos delitos fiscales y uno societario a Rosell y tres delitos fiscales al FC Barcelona.

El fiscal presentó sus peticiones de penas después que, el 13 de marzo, el juez Pablo Ruz decidiera enviar a juicio a Bartomeu y Rosell, tras cerrar la instrucción por las supuestas irregularidades fiscales en el traspaso de Neymar.

El magistrado de la Audiencia Nacional, principal instancia penal española, consideró que el club, Rosell y Bartomeu pudieron incurrir en tres delitos contra la hacienda pública.

El juez Ruz cifró en 83,3 millones de euros las cantidades pagadas por el traspaso del atacante brasileño en 2013, lo que, según él, "eleva a más de 13 millones de euros el importe de la presunta defraudación" al fisco español.

Según Ruz, los diferentes contratos utilizados en esta compleja operación "venían a encubrir u ocultar lo que en realidad constituían un mayor coste para el FCB" con el fin de eludir o aminorar de manera subrepticia el pago ante la Hacienda Pública de los impuestos correspondientes a la operación.

Esta espada de Damocles judicial podría acabar dañando a Bartomeu, candidato a su propia sucesión en las elecciones a la presidencia del club previstas para mediados de este año.