La fiscal estadounidense Loretta Lynch comentó este lunes que espera poder extraditar a suelo estadounidense a Li y demás implicados en el escándalo FIFA que salió a relucir el pasado mes de mayo

Por: Daniel Jiménez 14 septiembre, 2015
Eduardo Li
Eduardo Li

La fiscala general de Estados Unidos, Loretta Lynch, aseguró estar esperanzada en poder lograr lo antes posible la extradición del expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol, Eduardo Li, así como de los restantes implicados en el escándalo FIFA.

"Tenemos la esperanza de extraditar a Estados Unidos a los arrestados en mayo", comentó Lynch este lunes en una conferencia de prensa efectuada en Zúrich, Suiza.

Li fue arrestado el pasado mes de mayo en Suiza junto con otros seis mienbros de la FIFA: Jeffrey Webb (Islas Caimán), Julio Rocha (Nicaragua), Costas Takkas (Islas Caimán), Eugenio Figueredo (Uruguay), Rafael Esquivel (Venezuela) y José María Marín (Brasil).

A ellos se les acusa de 47 cargos por enriquecimiento ilícito durante 24 años mediante la corrupción del fútbol.

Más detenciones. En el marco de la investigación a la FIFA por corrupción, la justicia estadounidense prevé "emprender acciones legales contra nuevas personas y organizaciones", añadió Lynch.

"El curso de nuestra investigación no tiene límite (...) y creemos que podemos tomar acciones legales contra otras personas y otras organizaciones", más allá de las 14 personas ya procesadas, nueve altos dirigentes del fútbol mundial y cinco hombres de negocios en el sector del marketing deportivo, precisó Lynch, durante una rueda de prensa conjunta con el fiscal general suizo, Michael Lauber.

Según la investigación estadounidense, iniciada por Lynch cuando era fiscal en Nueva York, fueron unos 150 millones de dólares en sobornos y retrocomisiones los que circularon por las altas esferas del fútbol desde hace 25 años.

El fiscal general de la Confederación Helvética, Michael Lauber (izquierda), saluda a su homóloga estadounidense, Loretta Lynch (derecha), durante la Conferencia anual de la Asociación Internacional de Fiscales (IAP) en Zúrich, Suiza.
El fiscal general de la Confederación Helvética, Michael Lauber (izquierda), saluda a su homóloga estadounidense, Loretta Lynch (derecha), durante la Conferencia anual de la Asociación Internacional de Fiscales (IAP) en Zúrich, Suiza.

A la pregunta de si el presidente dimitido de la FIFA Joseph Blatter iba a ser interrogado por las autoridades estadounidenses, Lynch rechazó dar más detalles, explicando con cierto tono de humor que no podía comentar el "programa de viaje" del dirigente suizo, de 79 años, cuyo sucesor al frente del fútbol mundial se conocerá el próximo 26 de febrero, durante el congreso extraordinario de la organización.

Por lo que respecta a la investigación de la justicia suiza, independiente de la que realiza la estadounidense, sobre el proceso de atribución de los Mundiales de 2018 y 2022 a Rusia y Catar, "se han embargado activos financieros, incluidos varios apartamentos en los Alpes suizos", reveló Michael Lauber.

Sin ofrecer el más mínimo nombre, el fiscal general suizo dio detalles del trabajo de los investigadores, sobre todo, "registros" en varios domicilios, y el embargo de numerosos activos financieros, como los apartamentos en los Alpes.

"Estas inversiones inmobiliarias pueden tener fines de blanqueo de capitales", insistió Lauber, subrayando que se han contabilizado 121 cuentas bancarias con movimientos sospechosos, denunciadas por los bancos suizos.

Lauber se negó no obstante a precisar el número de activos financieros embargados "por razones tácticas".

Nota del redactor: Información actualizada alas 9: 46 a. m.