Es el primer paso de un procedimiento que se proyecta bastante largo

 2 julio, 2015

Zúrich

Estados Unidos pidió a Suiza la extradición del costarricense Eduardo Li y seis funcionarios más de la FIFA y de organizaciones afiliadas acusados de corrupción, en una primera etapa de un proceso que podría tardar meses.

El envío de la petición formal de extradición es el primer paso de un procedimiento que se proyecta bastante largo, ya que los detenidos expresaron hace algunas semanas que se opondrían a ser trasladados a Estados Unidos y legalmente tienen el derecho a apelar ante las autoridades suizas.

Un coche de la policía aparca a las puertas del hotel Baur au Lac en Zúrich (Suiza), donde varios dirigentes de la FIFA fueron detenidos a petición de la Justicia estadounidense.
Un coche de la policía aparca a las puertas del hotel Baur au Lac en Zúrich (Suiza), donde varios dirigentes de la FIFA fueron detenidos a petición de la Justicia estadounidense.

Aunque las autoridades no mencionaron los nombres de los funcionarios, el abogado José Miguel Villalobos, uno de los defensores en el caso de Li, confirmó que el tico está entre las siete personas de las que se solicitó su extradición.

"Sí, él es uno de ellos. Es la misma solicitud que se hizo desde fines de mayo, pero era hasta mañana (viernes) que tenían tiempo de hacerlo de manera formal, ya con todos los requisitos", aseguró Villalobos esta mañana de jueves a La Nación.

Los otros seis detenidos son: Jeffrey Webb (expresidente de Concacaf y vicepresidente de FIFA), su asistente Kostas Takkas, el nicaragüense Julio Rocha y los suramericanos Rafael Esquivel (Venezuela), Eugenio Figueredo (Uruguay) y José María Marín (Brasil).

Los procesados, que se encuentran en diferentes prisiones del cantón de Zúrich y no pueden comunicarse entre ellos, deben ahora ser interrogados por la policía local sobre sus demandas, informó la Oficina Federal de Justicia (OFJ) en un comunicado.

"El 1º de julio, la embajada de Estados Unidos en Berna transmitió a Suiza la petición de extradición formal", en el marco de los plazos previstos por el tratado entre los dos países", indicó en un comunicado la OFJ.

Tras los arrestos, que se produjeron el 27 de mayo, Estados Unidos tenía un plazo de 40 días para presentar la petición formal de extradición o para solicitar un aplazamiento.

Las detenciones se produjeron en vísperas del congreso de la FIFA para elegir a su presidente, una reunión en la cual se confirmó en el cargo al suizo Joseph Blatter, que tras el escándalo renunció a su puesto.

El 20 de mayo un tribunal del este de Nueva York emitió la orden por acusaciones de que estos funcionarios habrían recibido sobornos por más de 100 millones de dólares (90,4 millones de euros), explicó la OFJ.

La justicia federal de Nueva York señala que los acusados presuntamente recibieron dinero de representantes de medios deportivos y de empresas comerciales para obtener los derechos de difusión, comercialización y patrocinio de torneos de fútbol en Estados Unidos y en América Latina.

Según la justicia estadounidense, estos actos de corrupción fueron gestados en su país, y se realizaron mediante transferencias financieras tramitadas por bancos estadounidenses, señaló la OFJ.

Interrogado por la AFP, el organismo rector del fútbol no emitió hasta ahora ninguna reacción.

Una vez que los siete funcionarios sean notificados por la policía cantonal de la petición de extradición, tienen un plazo de 14 días para tomar una decisión, pero este plazo puede ser prolongado 14 días más, bajo bases jurídicas justificadas.

Después, Berna decidirá "en las semanas siguientes, en base a las demandas de extradición, las audiencias a los detenidos y sus testimonios, si deben ser extraditados".

Las decisiones de extradición de la OFJ pueden ser objeto de un recurso ante un tribunal penal federal, cuya decisión todavía puede ser apelada en última instancia.

En una entrevista concedida el miércoles a la revista alemana Bunte, Blatter dijo que entiende las críticas a la organización, pero que las acusaciones son infundadas.

"Acepto la crítica constructiva, pero alguien que dice que Blatter es corrupto porque la FIFA es corrupta, no puedo más que negarlo", afirmó.

Paralelamente, la justicia suiza investiga los procesos de elección de Rusia y Catar como sedes de los Mundiales de 2018 y 2022.

Nota del redactor: Noticia actualizada a las 8:55 a. m.