Iker Casillas fue el portero titular de la selección española.

 8 septiembre, 2014

Valencia, España

España comenzó su camino hacia la Eurocopa de Francia 2016 con una fácil victoria ante Macedonia por 5-1, que le permite recuperar confianza en su juego y, sobre todo, gol.

Bajo la batuta de un David Silva magistral, bien secundado por Cesc Fabregas, España se mostró muy superior al equipo macedonio, que pudo llevarse un marcador más amplio, en un encuentro en el que debutó Munir El Haddadi y en el que Alcácer y Busquets marcaron sus primeros goles con la selección mayor.

El jugador de la selección macedonia Demiri trata de superar la salida de Iker Casillas, de España durante el primer partido de la fase de grupos clasificatorio a la EURO 2016
El jugador de la selección macedonia Demiri trata de superar la salida de Iker Casillas, de España durante el primer partido de la fase de grupos clasificatorio a la EURO 2016

Curiosamente, de nuevo la ausencia de Diego Costa en el equipo español coincidió con el reencuentro con el gol. Al joven Alcácer no le pesó la titularidad y demostró que su juventud no puede ser un impedimento para tener más oportunidades. Suyo fue el segundo gol y cumplió con creces como referente en punta.

El partido arrancó con susto para el conjunto dirigido por Vicente del Bosque, tras un libre directo ejecutado por Ibraimi que obligó a volar a Iker Casillas para evitar el gol, cuando apenas habían transcurrido 4 minutos de juego.

Las anotaciones de los españoles se dieron por intermedio de Sergio Ramos de penal a los 15 minutos, Alcácer dos minutos después amplió la cuenta, descontó Ibrahimi a los 28, posteriormente Sergio Busquets, David Silva y Pedro cerraron la goleada.