Estadios reportan atrasos en el plazo anunciado a FIFA para iniciar obras

Por: Harold Leandro C. 27 enero, 2013

Jacó, Garabito. Los estadios de Jacó, en Garabito, y Liberia, en Guanacaste, generan dolor de cabeza a los organizadores del Mundial Femenino Sub-17, que se realizará en Costa Rica del 15 de marzo al 15 de abril del próximo año.

La razón es sencilla y preocupante: en ambos escenarios se incumplió la fecha de inicio de las obras para tenerlos listos.

En Jacó la obra se retrasó al descubrirse que la finca prevista para construir está situada en un humedal.

El Edgardo Baltodano –de Liberia– sufre los embates de la “tramitología” y su remodelación, una inversión que llega a los $2.5 millones, se pospuso. Comenzará el próximo mes.

No solo en los estadios hay problemas; tampoco se dispone de canchas para entrenamientos.

Según los lineamientos de FIFA, ente rector del futbol mundial y organizador de los Mundiales, cada sede debe poner a disposición de las selecciones clasificadas cuatro campos para prácticas.

En Liberia, este asunto se complicó particularmente porque en principio se pensó que la Universidad de Costa Rica prestaría las que tiene en la sede regional.

Pero el Alma Máter no aceptó la propuesta y puso a correr a los organizadores.

Las otras dos sedes no ofrecen mayor inconveniente, pues el Estadio Nacional (La Sabana) y el Ricardo Saprissa (Tibás) solo requieren trabajos menores.

Sin temor. Pese a que reconocen los atrasos, las autoridades costarricenses del Mundial descartaron la posibilidad de que la FIFA le quite a Costa Rica la sede del certamen.

Esto ya ocurrió . Uzbekistán era el organizador de la cita Femenina Sub-20 que se haría del 18 de agosto al 8 de setiembre del 2012, pero por problemas logísticos y técnicos se le asignó a Japón.

Según Yolanda Camacho, directora del Mundial en Costa Rica 2014, esta situación está lejos de presentarse en nuestro país.

“FIFA aún no nos ha manifestado ninguna preocupación por el desarrollo del Mundial en Costa Rica”, sostuvo Camacho el jueves.

Jorge Alarcón, quien el 20 de enero fue nombrado gerente administrativo del Mundial, compartió el parecer de la directora.

“Estamos a tiempo para sacar la tarea. Tal vez no tengamos mucho margen de maniobra, pero las cosas van por buen camino y esperamos cumplir con los requerimientos que nos pide FIFA. No hay ninguna amenaza de que nos quiten este Mundial”, aseveró.

La situación se definirá en marzo, cuando FIFA haga una inspección del avance de las obras.