Por: German Matamoros S. 16 agosto, 2013

Dicen que los jugadores son los que mandan en la cancha, los que toman las últimas decisiones, los que definen resultados.

No obstante, también es cierto que en caso de que un equipo navegue sin rumbo, el primer sacrificado será el director técnico.

Ambas premisas son difíciles de aceptar cuando se habla de Si r Alex Ferguson, quien lideró al Manchester United durante 26 temporadas, en lo que fue la época más gloriosa del club.

El escocés arribó en 1986 al banquillo y desde entonces, el equipo se cansó de conquistar títulos y, lo más importante, se convirtió en el más ganador del país.

Para aquel año, el Liverpool, su mayor rival, dominaba el palmarés con 16 campeonatos frente a siete de los diablos rojos.

Sin embargo, bajó la gestión de Ferguson el United alcanzó 13 ligas, al mismo tiempo en que sus competidores entraron en una sequía que ya alcanza 23 años.

El gran mérito del técnico radicó en que siempre supo elegir los hombres ideales para lo que quería, y estos no le fallaban.

Si otro club con dinero le arrebataba una figura, como sucedió con Ruud van Nistelrooy, David Beckham o Cristiano Ronaldo, el equipo no los echaba de menos.

El escocés también tuvo sus campañas negativas, pero recibió la confianza para hacer los ajustes necesarios, con el objetivo de no quedarse rezagado.

David Moyes (izquierda) fue el elegido para tomar el puesto de Sir Alex Ferguson (derecha) en el banquillo del Manchester United. | ARCHIVO
David Moyes (izquierda) fue el elegido para tomar el puesto de Sir Alex Ferguson (derecha) en el banquillo del Manchester United. | ARCHIVO

La nueva era. En el curso pasado, Sir Alex decidió que era el momento justo para despedirse.

El profundo vacío que dejó su adiós necesitaba ser suplido con un hombre que gozara del reconocimiento de los aficionados.

La elección fue el también escocés David Moyes, quien pasó los últimos 11 años en el Everton y firmó temporadas más que aceptables, tomando en cuenta el presupuesto limitado del club de Liverpool.

El nuevo estratega también conoció lo que significa la continuidad, pues en los malos momentos la directiva lo acuerpó para continuar con un verdadero proceso.

Manchester United será siempre el favorito, pero hay que admitir que Sir Alex Ferguson dejó el listón muy alto. Las dudas aflorarán en la primera temporada sin él.