Manuel Pellegrini es el primer técnico no europeo en ganar la Premier League

Por: Diego Ureña S. 12 mayo, 2014

Durante la celebración del campeonato del Manchester City salió una pancarta en las graderías que decía: “Manuel Pellegrini, the quiet one (el hombre callado)” y nada puede ejemplificar mejor el éxito del técnico chileno y su cuadro.

Un conjunto que basó su éxito en la constancia, no tuvo los altos y bajos del Chelsea y el Liverpool, y dejó menos puntos con los equipos pequeños que sus dos rivales por el título en Inglaterra.

Su otro punto fuerte fue una delantera grandiosa y no unipersonal como la de los Reds. El titular, Sergio Agüero, cumplió y cuando el argentino estaba lesionado o no tenía su mejor partido, Edin Dzeko y Samir Nasri tomaron la batuta.

Esto dejo una gran cifra de goles en la temporada para los citizens (102), la segunda mejor en la historia de la Premier League.

El inicio de temporada fue difícil para Pellegrini , por una labor de visitante paupérrima.

Los jugadores del Manchester City lanzan a su técnico, Manuel Pellegrini, tras ganar el título en Inglaterra. | AFP
Los jugadores del Manchester City lanzan a su técnico, Manuel Pellegrini, tras ganar el título en Inglaterra. | AFP

“El momento más importante fue cuando tras seis partidos fuera sólo teníamos un punto. Entonces, dije a los jugadores que teníamos que cambiar algo”, recordó el chileno tras la victoria de ayer sobre el West Ham por 2-0 en casa con la que aseguró la cuarta corona en la historia del Manchester City.

De ahí se levantó y gracias al bajonazo del Arsenal se metió en el trío que disputaba la corona.

El viaje a partir de ese momento se volvió complicado, los golpes iban y venían, pero al primero que se le acabó la gasolina fue al Chelsea de Mourinho.

Eso no evitó que el equipo del técnico portugués les diera otro fuerte golpe cuando los venció 0-2 de visita. Esa dolorosa derrota fue como un ancla que les frenó en su intento de alcanzar al Liverpool.

Pero los celestes no se rindieron, mantuvieron la lucha y ahí se dio el traspié de los Reds, también contra el Chelsea en casa.

Eso dejó el título en manos del Manchester City que solo debió ganarle al Everton 2-3 de de visita para alcanzar la cima.

Ese triunfo y otra decepción del Liverpool que empató a 3-3 con el Crystal Palace les pusieron el título al alcance de la mano y ayer solo tuvieron que tomarlo.

“Los grandes equipos no pueden conformarse con un título. Este club y estos jugadores merecen más títulos. Es importante festejarlo hoy (ayer) y mañana (hoy), el martes nos pondremos a trabajar para la próxima temporada”, dijo Pellegrini.

Un técnico trabajador con un gran plantel, el primero no europeo en ganar el torneo inglés.