Los deportista y aficionados en los estadios realizaron diversos gestos simbólicos en recuerdo de las víctimas fatales

 10 enero, 2015

París

En estadios de fútbol y de rugby o en las pistas de esquí: el deporte francés vivió este sábado una jornada de homenajes y gestos simbólicos en recuerdo a las víctimas de los atentados que han teñido de luto el país esta semana.

Se siguió el guión previsto y los planes anunciados, con una única nota discordante, una pancarta desplegada por aficionados del Bastia antes del partido que ganaron 4-2 al París Saint-Germain, en la 20ª jornada de la liga francesa de fútbol. En ella se aludía al emirato de Catar, que controla el París Saint-Germain a través de un fondo de inversión.

"Catar financia al PSG... y al terrorismo", se pudo leer en ella. Estuvo visible en la grada una decena de minutos, incluido el minuto de silencio, que transcurrió por otra parte con una gran solemnidad y fue respetado escrupulosamente por los asistentes al estadio de Furiani.

Este minuto de silencio antes de los partidos se dio también en competiciones de otros deportes: rugby, básquetbol, ciclocross...

"No les hacemos un minuto de silencio, sino un minuto de aplausos", apuntó por su parte el presidente del Toulon de rugby, Mourad Boudjellal, antes del inicio del partido de la liga nacional ante el Racing Metro. Boudjellal fue editor de los dibujantes Charb y Tignous, dos de los doce asesinados el miércoles en el ataque al semanario satírico Charlie Hebdo.

"Porque Charlie", gritaron en tres ocasiones los miles de aficionados del Toulon, cambiando una parte de su himno que dice "Porque Toulon".

Antes del inicio del partido, y como en el resto de duelos de la liga de rugby, los jugadores mostraron una camiseta en la que se leía "Nous sommes tous Charlie" (Todos somos Charlie). En la pantalla gigante del videomarcador, en la presentación de los equipos, todos los nombres fueron sustituidos por un "Charlie".

En la prueba de Chaux-Neuve de la Copa del Mundo de combinada nórdica, la frase "Je suis Charlie" (Soy Charlie) se podía leer sobre la nieve en la pista de recepción del trampolín de salto de esquí.

En cada salto, los esquiadores sobrevolaban por lo tanto esas tres palabras simbólicas, que también lució la estrella francesa de la disciplina, Jason Lamy-Chappuis, en uno de sus guantes.

Pero la emoción también se vivió más allá de las fronteras francesas.

En Inglaterra, el atacante internacional francés Bafetimbi Gomis lució una bandera de su país tras el gol de su equipo, el Swansea, al West Ham (1-1).

"Adora su país y sus orígenes. Lo ha demostrando en la celebración del gol, por eso ha lucida la bandera", explicó su entrenador, Gary Monk.

El defensa francés del Liverpool Mamadou Sakho lució un lazo adhesivo negro en su brazo izquierdo en la victoria 1-0 ante el Sunderland. Aficionados del Aston Villa mostraron por su parte una pancarta donde se leía "Je suis Charlie".

El entrenador de la Roma, el también francés Rudi Garcia, regaló lápices a los periodistas en su conferencia de prensa de la víspera del derbi contra la Lazio, como símbolo de los dibujantes asesinados de Charlie Hebdo.

"Soy francés y estoy de luto (...) Nos esforzamos por divertir a la gente, como los periodistas de Charlie, y es por eso que me siento uno de ellos", afirmó.

En España, un minuto de silencio precedió este sábado los partidos de la primera y segunda división de su Liga de fútbol.

El esquiador Thomas Fanara compitió por su parte en el eslalon gigante de la Copa del Mundo de esquí alpino en Adelboden (Suiza) y en su casco lució el mensaje "Je suis Charlie".

Etiquetado como: