Las anotaciones de Lionel Messi y Dani Alves enterraron la esperanza del City

 13 marzo, 2014

Barcelona. AP. Cuando más lo necesitaba el Barcelona en un partido con veneno, Lionel Messi aportó su genialidad para marcar un gol en la victoria de su equipo, 2-1 , ante el Manchester City inglés.

De esta forma, el Barça aseguró su clasificación a los cuartos de final de la Liga de Campeones y por sétimo año consecutivo superó la etapa de los octavos.

La octava diana de Messi en el torneo europeo y primera del choque dio el portazo a las aspiraciones del City de remontar el 2-0 en contra del cotejo de ida jugado en Manchester.

No hubo sorpresa en el Camp Nou. Ahí los azulgranas solo cedieron uno de sus últimos 25 choques en el torneo, cuando perdieron en la última semifinal, 3-0 ante el vigente monarca Bayern Munich.

Con el seleccionador de Argentina, Alejandro Sabella en el palco, Messi anotó a los 67 minutos en gran definición frente al arquero y abrió la victoria. En los últimos dos minutos hubo tantos Vincent Company (89’) por el City y Dani Alves (90’) por los anfitriones.

El rosarino permitió así celebrar a su actual timonel y compatriota, Gerardo Martino, tras una semana convulsa por la derrota de liga el sábado 1-0 en cancha del modesto Valladolid.

Sistemas. Gerardo Martino, técnico del Barcelona, finalmente apostó por un once teóricamente garantizador de la posesión de la pelota con Sergio Busquets, Xavi Hernández, Andrés Iniesta y Cesc Fábregas, con Messi y Neymar arriba.

Relegado a la grada por sanción, su homólogo chileno Manuel Pellegrini dispuso apenas un delantero que a menudo vale por dos, pero Sergio Agüero anduvo tan desasistido como poco inspirado. Para colmo debió ser sustituido tras lesionarse el muslo derecho.

Al City no le faltó músculo, pero sí imaginación para atacar a un Barça que jugó largo rato con alma burocrática, sin la malicia necesaria como para sentenciar antes de la media parte.

En la segunda mitad, llegó el jolgorio azulgrana (67’), de la mano de Messi y la torpeza de Lescott.

Este no atinó a repeler un balón filtrado por Fábregas y apenas vio como la Pulga lo levantó de zurda y de cuchara para encontrar la red.

Tal fue el efecto demoledor de la onda expansiva del rosarino, que Pablo Zabaleta optó por inmolarse (78’), desquiciado en su protestas al árbitro por supuesto penal a Dzeko, facilitador del último cartucho del City, el 1-1 de Kompany en saque de esquina. Luego cerró a placer Alves otra batalla salvada por el Barça sin más dueño que Messi.