Gol de Diego Costa al minuto 83 decantó el juego en el estadio de los milanistas

 20 febrero, 2014

Redacción de Deportes. Una parada de Thibaut Courtois y un cabezazo de Diego Costa, el 0-1 cuando el partido se encaminaba hacia el 0-0, dio al Atlético de Madrid una victoria sufrida en el partido de ida de los octavos de la Liga de Campeones.

De este modo, los rojiblancos, conquistaron San Siro y dieron un paso adelante hacia cuartos.

Porque el resultado, muchísimo mejor que el juego del conjunto rojiblanco, es importante, porque es un triunfo de prestigio y porque cualquier equipo visitante firmaría un marcador como el que logró el Atlético jugando la vuelta en su estadio. Más premio del que mereció el bloque madrileño hasta que apareció Diego Costa.

Al frente no estaba la mejor versión del Milan, pero mantiene futbolistas de ingenio, que marcan diferencias en cualquier acción, como Kaká, el milanista más entonado durante la primera hora.

Diego Costa fue decisivo para su equipo y fue oportuno para darle al Atlético de Madrid una victoria sufrida y trabajada en San Siro (0-1) , en el minuto 83, cuando todo apuntaba al empate, y adelantarse en la eliminatoria. | AP
Diego Costa fue decisivo para su equipo y fue oportuno para darle al Atlético de Madrid una victoria sufrida y trabajada en San Siro (0-1) , en el minuto 83, cuando todo apuntaba al empate, y adelantarse en la eliminatoria. | AP

Fue partido con un Atlético con ambición, que en 20 segundos ya se había plantado en el área contraria, que en dos minutos ya había entrado en juego todo su frente de ataque (Diego Costa, Raúl García, Arda y Koke), y que, tres después, se desdibujó poco a poco, segundo a segundo, mientras crecía su rival.

La firmeza atrás colchonera es una de sus virtudes, la que quizá, junto al contragolpe, le ha impulsado hasta las alturas por las que se mueve actualmente en la Liga; pero hoy hubo dudas cuando su rival se propuso atacar por la izquierda.

Ahí sufrió Emiliano Insua, amonestado en el minuto 20, y superado en sus duelos con Adel Taarbat, fichaje invernal de los locales.

Desde ahí nacieron la mayoría de las ocasiones del Milan en el primer tiempo, como un zurdazo con efecto de Kaká, un cabezazo de Poli sin oposición y otro tiro del media punta brasileño.

Entre el larguero –el lugar donde terminó la primera de esas oportunidades– y los reflejos de Courtois –rozó con la mano derecha el segundo testarazo rossonero para desviar la pelota al poste– se sostuvo en el primer tiempo el Atlético, previsible en ataque cuando abordó a la defensa del Milan y limitado a dos cabezazos flojos para Abbiati en 45 minutos previos al descanso.

El Atlético reapareció en ataque al comienzo de la complementaria con una chilena de Diego Costa que se fue por encima de la portería de Abbiati, pero sin continuidad, sin precisión y sin la determinación que pedía Simeone la víspera.

Tampoco la tuvo ya el Milan. Ni con la insistencia de Balotelli, que asumió todo lanzamiento a balón parado cercano o lejano a la portería visitante.

Buscó Simeone más potencia para el tramo final con Cristian Cebolla Rodríguez por Arda Turan, Balotelli se marchó lesionado y el partido cambió con un cabezazo de Diego Costa, de nuevo decisivo para su equipo, oportuno para transformar una victoria sufrida en San Siro (0-1), en el minuto 83, cuando todo apuntaba al empate.