En los últimos siete minutos del encuentro los daneses le dieron vuelta al compromiso

 25 marzo, 2015

Un espectacular triplete del delantero Nicklas Bendtner permitió a Dinamarca remontar por dos veces un partido muy complicado contra Estados Unidos.

El acierto de Bendtner, quien pudo meter algún gol más, aguó la fiesta a una selección estadounidense que nunca ha conseguido ganar a Dinamarca en tierras nórdicas, pese a que este miércoles estuvo cerca de lograrlo.

Los hombres del técnico alemán Jürgen Klinsmann saltaron al campo más agresivos que los locales, ejerciendo una fuerte presión que dificultaba mucho la salida organizada de los daneses.

Poco a poco, el conjunto danés fue adelantando líneas y empezó a acercarse con cierto peligro a la meta de Rimando, creando varias ocasiones de gol que ni Bendtner ni Krohn-Dehli pudieron aprovechar.

El jugador de Dinamarca Daniel Wass (derecha) disputa el balón con Fabian Johnson (izquierda) de Estados Unidos.
El jugador de Dinamarca Daniel Wass (derecha) disputa el balón con Fabian Johnson (izquierda) de Estados Unidos.

Al 19', cuando más dominaba el equipo local, llegó el gol visitante en un contraataque que pilló desprevenida a la zaga danesa.

Altidore recibió un pase largo y bombeado desde la banda derecha y batió de un zurdazo impecable a Andersen, pese a estar rodeado de dos defensas, para desolación del público local.

Lejos de venirse abajo, el conjunto danés atacó con más ahínco buscando el empate y volcó su ofensiva en el carril derecho para esquivar el poblado centro del campo de Estados Unidos.

Por esa banda llegó precisamente la jugada del empate. En el minuto 33, el lateral Wass se internó en el área visitante y metió un pase que Bendtner, tras un ligero toque de Vibe, empujó a placer al fondo de las mallas de Rimando.

Tras la reanudación, Dinamarca salió decididamente a por la victoria y puso cerco al área rival. Primero Bendtner, luego Krohn-Dehli y después Vibe dispusieron tres buenas ocasiones, pero su falta de puntería y el acierto de Rimando mantuvieron el empate en el marcador.

Y al igual que ocurriera en el primer periodo, cuando más dominaba Dinamarca volvió a adelantarse Estados Unidos. Altidore, muy activo todo el partido, recibió un gran centro de Bradley en el área danesa en el minuto 66 y cedió para que Johansson rematara a la red superando a Andersen.

Esta vez los pupilos de Morten Olsen sí parecieron acusar el golpe y el partido perdió intensidad, debido también al carrusel de sustituciones en ambos equipos.

No obstante, en el tramo final del encuentro los daneses se rehicieron y fueron capaces de dar la vuelta al marcador en apenas siete minutos, gracias a un Bendtner en estado de gracia.

A falta de siete minutos para la conclusión, el ariete danés mandó a las redes un centro al segundo palo, totalmente libre de marca, y ya en el descuento empalmó un impresionante derechazo cruzado desde la frontal del área ante el que Rimando nada pudo hacer.

El triplete de Bendtner otorgó a Dinamarca una victoria muy sufrida, y dejó sin duda un sabor amargo a una selección de Estados Unidos que mereció más.