Por: Randall Corella V. 22 octubre, 2013

En el Cruz Azul tienen muy claro que la presión del juego de esta noche estará del lado herediano. Por eso, saltarán a la cancha del estadio Rosabal Cordero mentalizados en hacer su fútbol ordenado y dejar que el cronómetro desespere a los florenses.

El portero Eduardo Salazar y el volante Gerardo Torrado, ayer, durante la llegada del Cruz Azul al aeropuerto Juan Santamaría. | MEYLIN AGUILERA
El portero Eduardo Salazar y el volante Gerardo Torrado, ayer, durante la llegada del Cruz Azul al aeropuerto Juan Santamaría. | MEYLIN AGUILERA

“Intuimos que ellos saldrán a buscar el resultado, obviamente la necesidad de ganar es más de ellos que nuestra y esa presión puede ser un punto a nuestro favor”, afirmó el defensor colombiano Luis Amaranto Perea, en el aeropuerto Juan Santamaría.

El cuadro azteca llegó al país ayer a las 10:50 a. m., y por la noche realizó el reconocimiento del Rosabal Cordero, a las 8 p. m.

Los azulinos se entrenaron durante una hora en la cancha sintética y rodeados de una bruma poco usual en Heredia.

El técnico azulino Guillermo Vázquez adelantó que, aunque son conscientes de que un empate o una derrota por dos goles les dará el boleto a la otra ronda, no renunciarán a la victoria.

“Espero que ellos tengan una propuesta agresiva desde el primer minuto, irán a buscar el arco rival lo más pronto posible, pero nosotros vamos a hacer nuestro juego, defendernos bien y atacar”, explicó .

Vázquez reconoció que no han tenido mucho tiempo para estudiar a su rival, pero enfrentarán el duelo con “la máxima seriedad”.

“Lo importantes es clasificar, a eso venimos. Sabemos que con solo un empate podemos clasificar, pero venimos a buscar el partido, esperamos hacer un buen juego y salir a ganar”, agregó.