Por: Fiorella Masís 13 septiembre
Cristiano Ronaldo celebra con la afición merengue al fondo, en el tanto ante el Apoel de Nicosia.
Cristiano Ronaldo celebra con la afición merengue al fondo, en el tanto ante el Apoel de Nicosia.

Cristiano Ronaldo le devolvió la sonrisa al Real Madrid, luego de guiar la victoria merengue 3-0 sobre el Apoel de Nicosia, en el inicio de la Champions League.

El día en el Santiago Bernabéu estaba marcado por el regreso del bicampeón europeo, pero también por la presencia del portugués.

Ronaldo viene de perderse los tres primeros cotejos de la Liga española por sanción, y todavía le resta otro, pero la Liga de Campeones era la oportunidad para mostrar su importancia en el once.

La ausencia del ídolo merengue le ha hecho daño al club, pues solo tiene una victoria (3-0 al Deportivo) y en los últimos duelos apenas pudo empatar en casa (2-2 ante Valencia y 1-1 ante Levante).

El enfrentamiento con los de Chipre se convirtió en la ocasión recobrar la alegría de los aficionados y Cristiano la principal motivación para empezar con el pie derecho la defensa del cetro.

Como era de esperar, los de Zinedine Zidane controlaron la pelota desde el inicio, con un rival compacto y un bloque defensivo que llegaba a ser hasta de diez hombres cuando los blancos atacaban.

Las primeras aproximaciones blancas llegaron con un cabezazo desviado de Gareth Bale y otros tantos remates desde lejos.

El Apoel no se había acercado al marco de Keylor Navas, pero cuando lo hizo obligó al tico a meter sus manos para enviar al tiro de esquina un potente disparo de Roberto Lago (10').

Los visitantes no iban a pasar de ahí y el costarricense se convirtió en el espectador más cercano.

De hecho, la valentía del Apoel se apagó pronto, porque en la siguiente jugada el Madrid montó un contragolpe que empezó en pies del nacional. Cristiano cerró en el costado derecho el centro de Bale para poner el 1-0 en el minuto 12.

El Madrid sufrió una baja apenas en el 20', cuando Mateo Kovacic pidió el cambio por una molestia y se suma las preocupaciones que encabeza Karim Benzema. En su lugar ingresó Toni Kroos (24').

Mateo Kovacic muestra su desazón al tener que salir de cambio por una lesion.
Mateo Kovacic muestra su desazón al tener que salir de cambio por una lesion.

Las llegadas merengues fueron constantes, pero en el primer tiempo les fue imposible marcar otro gol ante el guardameta Boy Waterman.

Fue tras el descanso cuando Ronaldo y compañía permanecieron encima de su oponente.

Antes del 2-0, Cristiano apareció en el 46' con un remate en boca de arco, pegó en el palo y rebotó; aunque el portugués reclamó gol, la tecnología demostró que la pelota no ingresó de forma completa.

El luso se desquitó apenas cuatro minutos después, cuando el réferi marcó penal por una dudosa mano dentro del área.

Ronaldo cobró la pena máxima y decretó la segunda anotación. Tomó el balón y corrió al centro del campo, demostrando que quería más anotaciones.

Sergio Ramos puso tintes de goleada al marcador en el 60'. El zaguero se encontró la pelota tras un cabezazo de Bale y anotó con una chilena.

Después a Cristiano le anularon una anotación. La suerte ya estaba echada y el conjunto de Chipre solo se acordó del marco merengue con una acción de Igor Camargo que pegó por por fuera.

En el otro resultado del grupo H, el Tottenham le ganó 3-1 al Borussia Dortmund.

Alineaciones

Real Madrid: Keylor Navas, Sergio Ramos, Nacho, Dani Carvajal, Marcelo, Casemiro, Isco (Dani Ceballos, al 71'), Mateo Kovacic (Toni Kroos, al 24'), Luka Modric, Bale (Borja Mayoral, al 81') y Cristiano Ronaldo.

Apoel: Boy Waterman, Roberto Lago, Jesús Rueda, Lorenzo Ebecilio (Zahid, al 71'), Igor de Camargo (Poté, al 82'), Viniciu, Roland Sallai , Nuno Morais, Praxitelis Vouros, Stathis Aloneftis, Carlão.