Por: Daniel Jiménez 27 julio, 2015

La Concacaf vivirá una final más entre Estados Unidos y México el 9 de octubre en una sede aún por definir.

Ambas selecciones lucharán por un boleto a la Copa Confederaciones 2017, que se realizará en Rusia, país anfitrión de la Copa del Mundo del 2018.

El derecho para participar en este evento se determina mediante un repechaje entre el campeón de la Copa 2013, título que se dejó el conjunto de las barras y las estrellas, y el monarca de la presente edición, que fue el Tri luego de vencer 3-1 a Jamaica en el Lincoln Financial Field, de Filadelfia.

Al tratarse de una fecha FIFA, ambas selecciones podrían contar con sus mejores jugadores para disputarse el derecho de representar a la región en las tierras rusas.

Esta es la primera ocasión en la que el participante del área a este torneo se define por medio de una final con los ganadores de dos ediciones. Antes la Concacaf designaba a uno de los dos campeones del torneo bianual que se consagran en el margen de cuatro años que hay entre una edición de la Copa Confederaciones la próxima.

México sumó este domingo la sétima Copa Oro en sus vitrinas, Estados Unidos tiene cinco títulos y Canadá se ha consagrado en una oportunidad.

Desde 1991, fecha en que inició este formato de campeonato, se han disputado cinco finales entre estadounidenses y mexicanos.

Etiquetado como: