Cataluña mantiene un conflicto abierto con el Gobierno central español, que se opone a la celebración el 9 de noviembre de una consulta popular sobre la independencia.

 7 octubre, 2014

Madrid, España

Lionel Messi, del FC Barcelona, en acción con el portero Toño durante el partido del pasado fin de semana ante el Rayo Vallecano.
Lionel Messi, del FC Barcelona, en acción con el portero Toño durante el partido del pasado fin de semana ante el Rayo Vallecano.

El FC Barcelona y el RCD Espanyol no jugarían en la Liga española en caso de que Cataluña se independizara según la legislación vigente, explicó Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), en una entrevista difundida en la radio española el lunes por la noche.

Preguntado en la cadena Onda Cero, Tebas aseguró que la Ley del Deporte en vigor en España no permite por el momento que clubes de Estados extranjeros jueguen en España, excepto los equipos del Principado de Andorra.

"Barcelona y Espanyol no jugarían la Liga española si se independiza Cataluña. La Ley del Deporte recoge en una disposición adicional que solamente hay un Estado no español que puede jugar la Liga o competiciones oficiales españolas, y es Andorra", dijo Javier Tebas en el programa 'Al Primer Toque'.

Según Tebas, habría que modificar la ley para permitir que Barça y Espanyol, que formaron parte de los clubes fundadores de la primera división española en 1928-1929, pudieran seguir compitiendo en el campeonato español, y lo mismo ocurriría con los equipos de segunda división como el Llagostera, el Girona y el Sabadell.

"Para esa modificación tendría que haber una votación en el Parlamento y habría que ver si el sector afectado estaría de acuerdo o no", advirtió.

Cataluña, rica región del noreste de España muy celosa de su identidad, mantiene un conflicto abierto con el Gobierno central español, que se opone a la celebración el 9 de noviembre de una consulta popular sobre la independencia.

El gobierno conservador de Mariano Rajoy considera que la consulta viola la Constitución y que solo el conjunto de los españoles puede decidir sobre el futuro del país.

El Barça y el Espanyol, clubes emblemáticos de Barcelona, participan ya en la Copa Catalunya, considerada como la heredera del difunto Campeonato de Cataluña, una competición que se jugó hasta finales de los años 1930.