En marzo de 2012, el Chelsea dio la vuelta a la eliminatoria en casa con un resultado de 4-1 en Stamford Bridge, ahora deberá romper el 3-1 propinado por el PSG este miércoles.

 3 abril, 2014

Londres

Los jugadores del PSG festejan uno de sus tres goles ante el Chelsea.
Los jugadores del PSG festejan uno de sus tres goles ante el Chelsea.

El Chelsea evoca el espíritu combativo que le llevó a remontar un 3-1 en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones contra el Nápoles en 2012 y espera firmar una actuación enorme en Stamford Bridge la próxima semana ante el París Saint Germain, afirmó este jueves el defensa "blue" Gary Cahill.

"Necesitamos el juego que hicimos contra el Nápoles el año en que ganamos", dijo el jugador a la televisión del club un día después de perder ante el PSG por 3-1 en París en la ida de cuartos de la 'Champions'.

En marzo de 2012, el Chelsea dio la vuelta a la eliminatoria en casa con un resultado de 4-1 en Stamford Bridge, ante un Nápoles que contaba en sus filas con el uruguayo Edison Cavani y el argentino Ezequiel Lavezzi, hoy en el París Saint Germain.

En recuerdo de esa hazaña, el centrocampista brasileño del Chelsea Ramires dijo a la web de la UEFA: "Jugamos contra el Nápoles y ganamos, y ahora tendremos 90 minutos más para jugar contra el PSG".

"Todavía no hay nada perdido, tenemos que marcar dos goles y tenemos un buen promedio de goles en casa, así que tenemos lo que se necesita para pasar a la siguiente fase", apuntó.

El Chelsea, habitual de las semifinales en el torneo europeo, trata de retomar su inercia ganadora en este trofeo después de convertirse en el primer vigente campeón en la historia que caía en la fase de grupos.

Además, el entrenador de los "blues", el portugués José Mourinho, podría romper su racha personal de participación en el penúltimo escalón de la máxima competición europea, en el que no falla desde 2009.

Anoche fue la primera vez que su equipo perdía en la ida de unos cuartos y aunque su futuro en el club inglés no parece depender de los logros de la temporada, la eliminación supondría un golpe para el luso, autoproclamado el campeón de Europa en su primera rueda de prensa como preparador del Chelsea.